Un operario no tenía con quién dejar a su hijo de 6 años y fue con él a trabajar. La gran sorpresa al final del día.

Muchos padres, como Tom Harley, no logran encontrar a una persona para cuidar al hijo cuando debe ir a trabajar. Pero luego de varios intentos fallidos, este operario de mantenimiento decidió llevar con él al pequeño Isaac, de 6 años.

Sorprendido por el entusiasmo del chico, el operario de 33 años del Reino Unido, consultó a su jefe sobre la posibilidad de ir con el pequeño. La respuesta fue afirmativa.

Una carta y dinero del jefe

Después de un duro día duro en el que Isaac ayudó a renovar una casa vacía, el padre y el hijo se sorprendieron al recibir una carta del jefe, Spencer Wood, agradeciéndole al niño por su «excelente’ trabajo», e incluso dándole dinero por su desempeño.

En una carta oficial con el membrete de la empresa Ultralets, acompañada de un billete de 10 libras esterlinas (13 dólares), el director gerente escribió: «¡Vi algunas fotos del trabajo que hiciste ese día cuando llegaste y fue EXCELENTE!».

Y continúa: «Trabajaste muy duro, tanto que te quedaste dormido en la furgoneta de camino a casa. Adjunto a esta carta encontrará tu salario por el trabajo del martes 8 de febrero de 2022. ¡Asegúrate de gastarlo sabiamente! Muchas gracias por ayudar a tu padre y a la empresa».

«Es realmente importante trabajar duro y concentrarse en la escuela ahora, pero cuando la termines en el futuro, ¡sería genial que vinieras y nos mostraras lo bueno que puedes ser arreglando casas! Aunque solo si quieres, por supuesto», concluyó según difunde Mirror

El padre y su testimonio

Isaac contó que planea gastar el salario que tanto le costó ganar en nuevos peces para su pecera y no puede dejar de hablar sobre el espectacular día que pasó junto a su padre.

Abrumado por la amabilidad de su jefe, Tom, que vive en Yorkshire, sostuvo: «A Isaac le encantó. Preguntó cuándo podría conseguir una camioneta y trabajar para Ultralets conmigo, y les dice a todos sus amigos que vendrá a trabajar con su papá».

«Estábamos trabajando en una propiedad vacía e Isaac me ayudó a descargar mis herramientas y llevarlas a la casa», cuenta, y desarrolla: «Examiné con él qué trabajos necesitaban hacer. Tuve que volver a sellar la ducha, así que me ayudó con eso y también pintamos una habitación».

Además, intentó rellenar algunas grietas en la pared y luego fueron juntos a McDonald’s para cenar. Incluso debieron pasar por la oficina a buscar materiales y conoció a los compañeros de trabajo e incluso al jefe Spencer. Cuando finalizaron, se quedó dormido en la furgoneta casi de inmediato.

Tom afirma que se sorprendió con la carta, y que siente orgullo por su hijo y por la empresa donde trabaja. «Son cosas pequeñas que marcan la diferencia», asegura.

Ahora cada vez que Tom trabaja en la casa, cuenta con la valiosa ayuda de Isaac.»¡Ojalá pueda enseñarle lo que sé y pueda hacer una carrera a partir de ello!».

La respuesta del jefe 

Luego de que Tom publicara su experiencia en Facebook, Spencer respondió a los dulces comentarios que inundaron su carta y dijo: «Me animó cuando era joven, lo que me dio la confianza para comenzar mi propio negocio a los 17 años», explicó.

«Trece años después, tengo la suerte de tener una empresa próspera y esta es mi forma de transmitir ese aliento que tenía. Animaría a todos a hacer lo mismo para ayudar a promover la próxima generación de trabajadores y emprendedores», concluyó

Fuente Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.