Luego de las dudas, planteos y quejas cuando el sistema entró en vigencia, la realidad muestra que los objetivos planteados en un comienzo se están logrando. Por ejemplo, fluidez en las zonas de mayor tránsito, permitiendo que se encuentren lugares para aparcar en sectores donde antes esta imposible. Cómo funcionan y cuánto cuestan las multas. 

 El estacionamiento medido es una herramienta que permite a los municipios establecer alguna modalidad la rotación en los espacios que son de uso común. Comerciantes y vecinos padecían el problema de no poder aparcar, incluso había reclamos por falta de lugares para que los clientes pudieran bajar a realizar las compras, principalmente en las distintas sectores comerciales de Pergamino.

Encaminado este sistema digital, y luego de aquel período de pruebas, allá por enero de 2020 y el parate realizado por la pandemia, finalmente tomó rodaje constante y muestra una solidez, tanto en su función operativa como en la tecnológica. Pero lo importante es saber cómo es el funcionamiento y la aceptación de la gente, principalmente cuál es el nivel de adhesión de los usuarios.

Desde la coordinación de «SimplE», en cuanto a la aceptación, al principio fue el traspaso de un formato papel a un formato digital, logrando así también bajar el gasto de papelería en la calle. Para los responsables, se logró concientizar sobre el uso de nuevas tecnologías, formando así un sistema de estacionamiento medido que se convirtió en «modelo» de las ciudades aledañas y otras provincias. Actualmente se controla tanto la eficacia operativa a nivel sistema, como la parte humana donde se realiza una comunicación directa con los vecinos para resolver sus dudas e inquietudes.

Respecto de la adhesión, indicaron que actualmente hay más de 30.000 usuarios activos, registrándose así una alta tasa de efectividad en el uso de la aplicación «SimplE» para marcar sus estacionamientos. Por otro lado, también detectaron un comportamiento positivo en cuanto al uso, viéndose reflejado en una gran cantidad de vehículos estacionados a la hora del control, permitiendo así tener un tránsito fluido en las principales arterias de la ciudad y rotación en los espacios de estacionamiento.

¿Hay muchos que no lo usan?

«Estamos en conocimiento de que hay infractores recurrentes, que intentan saltear la obligación que muchos ciudadanos hoy completan con importante responsabilidad, por eso una de las cosas importantes a destacar es que, en cuanto a los usuarios recurrentes, deberán regularizar sus deudas», indicaron al Diario. Explicaron que se trabaja «arduamente» coordinando los equipos con comunicación constante y directa; hay contacto con patrullas y grúas para al momento de enfrentar algún acarreo o elemento que obstruya la fluidez del tránsito se pueda resolver con la mayor agilidad posible.

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.