El Consejo de Entidades Empresarias de Santa Fe planteó al gobierno provincial su preocupación por el crecimiento de la cuenca de la laguna La Picasa, ante la posibilidad de que nuevamente se generen problemas para las poblaciones cercanas y sobre la producción del sur santafesino.

De no tomarse medidas para impedir el avance de las aguas, sólo este año se podrían perder 21 millones de dólares por los anegamientos de la Laguna La Picasa sobre cultivos de soja, maíz y trigo, cifra que llegaría hasta los 34 millones en 2030.

“Desde noviembre que empezó a llover llevamos acumulados casi 900 milímetros, lo que normalmente llueve en año entero, por lo que no existe obra hídrica que pueda soportar esto. La laguna se encuentra en la cota 103.3 con un ingreso de agua de 20 metros cúbicos por segundo y viene creciendo a razón de un centímetro por día. La ruta y ferrocarril están en la cota 104.80, por lo que el agua debería subir un metro 70 más, por lo que todavía estamos lejos de un peligro en esa parte, pero si lo hay en la localidad de Arón Castellano”, explicó Juan Carlos Duhalde, presidente del Comité de La Picasa, al aire de Cadena OH!.

Duhalde indicó que las precipitaciones sostenidas provocaron un impacto inmediato sobre los reservorios ubicados en Santa Fe y la propia laguna, con ingresos de agua que por caudal y velocidad causaron la inundación de miles de hectáreas en cuestión de horas.

“Entre el departamento de Castellano y el límite con Córdoba hay 200 obras irregulares, por chiquitas que sean los canales que se hacen, son un montón. Venimos luchando hace años para que este tipo de cosas se puedan corregir”, dijo sobre las desviaciones clandestinas que muchos agricultores han realizado durante el último tiempo para evitar inundaciones en sus campos.

El área de la cuenca en La Picasa es de unas 540.000 hectáreas, de las cuales 48% corresponden a Córdoba; 37%, a Santa Fe; y 15%, a Buenos Aires. El sistema de drenaje cuenta con ocho reservorios, incluyendo la laguna La Picasa. Cinco de estos reservorios se encuentran en Córdoba, mientras que en Buenos Aires no hay ninguno.

Por otro lado, la laguna no tiene salida natural al mar, por lo tanto, todo lo que precipita queda en la cuenca y se acumula en la laguna dado que es la parte más baja.

Ante la situación generada por las copiosas precipitaciones ocurridas en los meses de enero, febrero y marzo del corriente año, que ocasionaron el aumento del nivel de la laguna, el gobierno provincial encabeza una nutrida agenda de trabajo en el marco de la Comisión Interjurisdiccional de la Cuenca de la laguna La Picasa, para la toma de medidas inmediatas que permitan acotar el crecimiento de la laguna y disminuir los anegamientos rurales de la zona sur, teniendo en cuenta que el territorio santafesino es el colector final de los escurrimientos propios y de los provenientes de las provincias de Buenos Aires y Córdoba.

Los acuerdos suscriptos por los gobiernos de Santa Fe y Buenos Aires, sólo permiten derivar hacia esta última provincia volúmenes mínimos (5 metros cúbicos por segundo por los canales norte y sur), lo que genera una absoluta desproporcionalidad entre lo que ingresa y lo que se evacúa. Si esto no se equilibra rápido habrá que afrontar graves consecuencias sobre localidades y predios privados inundados, además de los cortes de la Ruta Nacional N°7 que une Capital Federal con Mendoza y Chile, y del Ferrocarril San Martín.

Por otra parte, las autoridades presentes hicieron notar que desde diciembre pasado existe una medida cautelar dispuesta por un juzgado federal de Junín, provincia de Buenos Aires, que impide avances en las obras de desagüe de la denominada Alternativa Sur, con el canal que lleva el agua hasta la estación de bombeo e infraestructura complementaria, cuyo presupuesto está a cargo de la Nación. El fallo exige un estudio de impacto ambiental para autorizar la continuidad del proyecto.

Respecto de este fallo, el Fiscal de Estado dio a conocer que la semana próxima la provincia de Santa Fe presentará un recurso como tercero voluntario ante la Cámara Federal de Casación reclamando la invalidez de la medida cautelar dictada por el juez, que impide la realización de las obras.

La Ministra Frana y el Secretario de Recursos Hídricos Roberto Gioria expusieron los trabajos que se han llevado a cabo y los que se encuentran en ejecución para drenar excesos hídricos conforme lo acordado con la provincia de Buenos Aires.

Asimismo, se comentó la participación que tiene Santa Fe en la Comisión Interjurisdiccional de La Picasa y el nivel de conflictividad de las reuniones que se celebran con las otras provincias aportantes de aguas.

Los representantes de las entidades empresarias pusieron de relieve que, más allá de las obras que se realizan, la desproporción entre los volúmenes que se receptan y los que se drenan, que genera enormes perjuicios económicos por los anegamientos de tierras productivas, obliga a plantear la problemática desde un aspecto político con las otras jurisdicciones.

La secretaría de Recursos Hídricos de la provincia realizó una visita técnica a la cuenca los días 24 y 25 de febrero, junto a autoridades y técnicos de las provincias de Buenos Aires, Córdoba y representantes del gobierno nacional, donde se verificó que los reservorios ubicados en Córdoba estaban sin agua. Además, se observó en los reservorios 3 y 5 de la provincia mediterránea, la existencia de canales que hacen de by-pass de aquellos.

Algo similar se constató en la provincia de Buenos Aires con la existencia de canales que hacen de by-pass de los reservorios 5 y 6, y que descargan directamente al reservorio 7 -ubicado en Santa Fe- y a la laguna La Picasa, lo que provoca que la onda de crecida se acelere y llegue muy rápidamente. Asimismo, se verificó que hay caminos rurales con cunetas ampliadas que convierten a los caminos en grandes canales que también aceleran el escurrimiento.

La estación Sur está en funcionamiento y, actualmente, actúa complementariamente con el canal de derivación Sur para extraer del sistema los 5 m3/s que permite Buenos Aires drenar hacia la cañada de Las Horquetas.

Desde la secretaría de Recursos Hídricos de la provincia se informó, además, que la estación de bombeo Norte no funciona, ya que fue abandonada por la gestión anterior. A modo de compensación se construyó un canal de vinculación entre la laguna y el canal Alternativa Norte que actúa directamente desaguando la laguna La Picasa.

El pasado sábado 19 de marzo, luego de intensos trabajos realizados por Recursos Hídricos de la provincia en colaboración con el Comité de Cuenca Provincial de la laguna La Picasa, se empezó a drenar agua por este canal de vinculación.

En los últimos dos años se desarrollaron tareas en este canal de vinculación y en el canal de aducción de la estación de bombeo Sur, que permitieron descender el nivel de la laguna a la franja de espera, 85 cm por debajo del nivel de espera máximo, disponiendo por lo tanto de un volumen libre para almacenamiento con el fin de utilizarlo para control de crecidas. Esto hizo que el nivel de la laguna, ante las precipitaciones ocurridas , haya tenido un incremento moderado. La inversión del gobierno provincial para realizar estos trabajos fue de 15 millones de pesos.

Fuente El faro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.