El designado ministro de Economía mantiene línea abierta con entidades financieras para que le den fondos al país y reciban a cambio bonos que están en poder del Banco Central

Pocas horas después de asumir, Sergio Massa anunciará un paquete con varias medidas económicas y pretende dar una sorpresa: conseguir un préstamo que le permita traer al país fondos frescos.

La conversación la estaría manteniendo con varios bancos americanos con los que tiene fluido contacto. Y consistiría en una operación de financiamiento bancario conocida como Repo, por la cual ese pool de bancos entrega dinero a la Argentina y a cambio recibe, como prenda, bonos que están en poder del BCRA. Pasado un plazo, se invierte la operación y el BCRA paga la tasa de interés.

La gira que emprenderá Massa en varias semanas podría apuntar a fortalecer esas negociaciones.

Massa también tiene pendientes realizar conversaciones con la Mesa de Enlace y con el sector de la minería.

La idea, aseguran quienes conocen a Massa, no es devaluar ni establecer un tipo de cambio diferencial. También sabe que una reducción de retenciones no pasaría nunca el filtro del cristinismo.

Por eso, por ahora se está estudiando algún esquema de incentivos impositivos para tentar a esos sectores, dos de los más dinámicos de la economía, para que liquiden exportaciones e ingresen dólares al BCRA.

Todas las medidas conducen al mismo destino: reforzar las reservas, que hoy no alcanzan ni para medio mes de importaciones.

FUENTE TÉLAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.