Toda persona que menstrúa en la Argentina gasta al año un promedio de $5300, monto que varía según el método que utilice. Esto, además, se traduce en toneladas de desechos contaminantes que tardan entre 500 y 800 años en degradarse.

Como respuesta, en los últimos años comenzaron a popularizarse alternativas que no solo son más ecológicas, sino que amortizan el gasto y resultan menos perjudiciales para la salud.

Concientización y cambio de hábitos en el ciclo menstrual

Pensar en lo que se consume, cómo y qué costos puede implicar para el cuerpo y el planeta, cada vez es más habitual. Y esto no solo alcanza al nivel de la alimentación, sino también a todos los productos que forman parte de la vida diaria. Incluso los de higiene y cuidado personal.

En la Argentina por año se desechan más de 132 mil toneladas de tampones y toallitas que tardan más de 500 años en degradarse.

La conciencia ambiental, que en la mayoría de los casos se comulga con la que considera repensar a los productos que toman contacto con el cuerpo y la salud, llevan a buscar alternativas que reduzcan daños.

Según apunta a TN la doctora Sandra Magirena ginecóloga y sexóloga (MN 65.130), quienes más llegan con este tipo de inquietudes son adolescentes y jóvenes. “Consultan sobre todo por las copas, para evaluar con el profesional si es conveniente el uso, o no. Generalmente, son personas que no han tenido relaciones sexuales y quieren saber si es posible”, apunta.

En este sentido, la profesional, que es miembro de la Sociedad Argentina de Ginecología Infanto Juvenil (SAGIJ), aclaró que no hay limitaciones de edad. “Es importante comenzar a trabajar estos conceptos desde el inicio de la menstruación”, dice.

“Porque además de ser métodos más saludables para la persona, la copa, por ejemplo, permite a la niña reconocer su vagina, poner los dedos adentro, saber cómo es. Requiere todo un entrenamiento, y al mismo tiempo estamos haciendo un aporte importante para el planeta”, remarca.

Por eso, insiste en que la adolescencia es un momento ideal para informarse e incorporar todas las opciones. “No hay inconvenientes, está recomendado para cualquier edad, hayan tenido relaciones sexuales o no”, aclara.

Por qué las opciones ecológicas de gestión menstrual resultan beneficiosas para la salud

Los profesionales destacan, además, que utilizar métodos como copas menstruales o toallitas de tela, resultan más beneficiosas para la salud que los productos descartables.

“Porque contienen productos químicos que hacen primero, que no sean degradables y tarden mucho tiempo en descomponerse. Generan basura tóxica”, indica Magirena.


“Para la composición de estos productos, sobre todo los tampones, suelen usarse algunas sustancias químicas que nosotros las denominamos ‘disruptores endócrinos’: derivados, por ejemplo, del petróleo y algunas resinas de los pinos; que tienen una estructura química muy parecida a las hormonas que tenemos y pueden confundir al propio sistema inmunológico”, explica.

Además, remarcó que un tampón no se puede dejar dentro de la vagina mucho más de 4 horas, porque generalmente cambia la oxigenación y puede favorecer algún tipo de infección. “Esto no ocurriría con las copas, que pueden dejarse más tiempo (y, a diferencia delos tampones, que son absorbentes, son productos de recolección del sangrado)”, apunta la doctora.

“Las copas permiten además el conocimiento del propio cuerpo, que la persona se familiarice con su genital y sea mucho más saludable el reconocimiento y la conexión con su propia sexualidad. Habilita este espacio del cuerpo tan vedado y tan tabú, que mucha gente desconoce”, sostiene.

Una cuestión de precios: cuánto cuesta menstruar

Hay personas menstruantes que gastan hasta un 10% de sus ingresos en productos desechables, en especial en hogares con menores recursos.

De acuerdo con el informe “Menstruar”, elaborado por la organización Ecofeminita en el marco de la campaña Menstruacción (quepropone, en líneas generales, la quita del IVA a los productos de gestión menstrual, la provisión gratuita en espacios comunitarios y promoción de la investigación y socialización de datos) en promedio, quienes optan por toallitas tradicionales, gastan unos $4890. En cambio, en el caso de los tampones, el gasto asciende a unos $5311

Los costos de los productos varían según las marcas.

En este sentido, el informe se realizó con precios actualizados a marzo de este año, considerando variedad de marcas disponibles en el mercado, el valor por unidad, y también se pormenorizan los costos de acuerdo con cada provincia.

Se trata de un gasto que las personas que no menstrúan, no tienen.

En este sentido, el gasto destinado a una copa menstrual o toallitas de tela se amortiza en pocos meses. Las copas pueden llegar a extender su durabilidad hasta unos 9 años.

Cuáles son las alternativas sustentables más utilizadas

Los productos de gestión menstrual sustentables más utilizados en el país son:

  • Toallitas de tela: son lavables y reutilizables, tienen una vida útil de aproximadamente 5 años. Los precios varían de acuerdo con las marcas y modelos. También se comercializan protectores de uso diario. Se lavan a mano y en lavarropas, con jabones comunes.
  • Copa menstrual: es capaz de recolectar hasta cinco veces más que cualquier método tradicional. Está hecha con materiales certificados e hipoalergénicos. Se las consigue en varios talles o tamaños. Se lava con agua cada vez que se cambia y se realiza un proceso de esterilización hirviéndola o con pastillas desinfectantes, entre ciclos.
  • Ropa interior absorbente o menstrual: lucen como cualquier bombacha, cada prenda está hecha totalmente de algodón y tiene cuatro capas para cumplir la función de absorber y que no traspase nada. También hay varios niveles de absorción, y acumulan hasta 20 mililitros de sangre.

Para cualquier método elegido, la doctora Magirena, insiste en mantener los cuidados e higiene necesarios. “Antes y después de colocar cualquier producto dentro de la vagina hay que lavarse bien las manos”, indica.

“La vagina es auto limpiante, entonces para la higiene vulvar se recomienda el uso de productos como jabones o sustancias que sean de PH amistoso, y no se recomiendan jabones perfumados”, cierra.

Fuente TN Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.