El alivio de la situación sanitaria por Covid-19 permitirá que mañana a las 16:00 se reinicien las actividades del grupo que funciona en la Clínica Pergamino y que debieron suspenderse durante la pandemia. Independientemente de sus médicos tratantes, un equipo interdisciplinario los acompaña en el tránsito por la enfermedad de manera gratuita.

Durante la pandemia, el aislamiento generó dificultades para el seguimiento de distintas enfermedades, entre ellas las patologías degenerativas que para su adecuado control requieren de diversas estrategias. Es el caso de la enfermedad de Parkinson. De acuerdo a lo señalado por distintos especialistas, los pacientes con este diagnóstico durante el confinamiento han visto la progresión de su enfermedad. En Pergamino desde hace varios años funciona en la Clínica Pergamino un grupo de autoayuda para pacientes y familiares que resulta de mucha utilidad por lo que representa en términos de contención y de acompañamiento en el manejo adecuado de esta enfermedad para la que no existe cura, pero sí estrategias que posibilitan el mantenimiento de una buena calidad de vida.

Debido a la pandemia, los encuentros que tienen una frecuencia quincenal, se discontinuaron; pero mañana, aprovechando el presente de la situación epidemiológica, se retomarán para volver a habilitar un espacio sumamente valorado tanto por pacientes como por familiares y cuidadores.

El médico neurólogo Julio Lanternier y a la licenciada en Nutrición, Lucía Basílico, integrantes del equipo interdisciplinario que integran distintos profesionales, quienes estuvieron acompañados por Sebastián Lanternier, otro de los neurólogos del equipo. «Nos preparamos con mucha expectativa para el inicio de las reuniones del Grupo de Parkinson, un espacio instalado desde hace muchos años y legitimado por pacientes y familiares» destacaron.

«Las enfermedades neurológicas, fundamentalmente el Parkinson, el deterioro cognitivo y las demencias son patologías que aquellos pacientes que las padecen han visto progresar mucho durante la pandemia, porque el aislamiento generó dificultades para relacionarse, para poder salir y para hacer rehabilitación», señaló Julio Lanternier.

«Debido a que la situación epidemiológica nos lo permite, vimos la oportunidad de reabrir el grupo de autoayuda para que tanto pacientes como familiares y cuidadores tengan un canal donde comunicarse y puedan hablar con total naturalidad de su enfermedad y de las estrategias que pueden implementar», agregó el profesional y señaló que la escucha entre pares que se produce en el grupo es de suma utilidad.

Los profesionales de este equipo remarcaron que el grupo está abierto no solo a pacientes sino al entorno de esas personas que necesitan comprender el proceso de la enfermedad, compartir sus vivencias y adoptar pautas que les faciliten el acompañamiento y el cuidado.

«Puede venir el paciente solo, acompañado por su familia e incluso se da que muchas veces son familiares o cuidadores los que acuden solos por cuanto la persona tienen limitaciones para trasladarse y lo que hacen en el grupo es nutrirse de experiencias y de estrategias que luego aplican en sus casas para ayudar a la persona a sobrellevar mejor la enfermedad o alguno de sus síntomas «, sostuvieron, recordando que la participación en las reuniones es totalmente gratuita e independiente del médico tratante de la persona que padece la enfermedad de Parkinson.

Un grupo estable y abierto

Antes de la irrupción del Covid-19, el Grupo de Autoayuda para Pacientes con Parkinson era un núcleo estable conformado por personas que de manera sostenida participaban de las reuniones e incluso se encontraban fuera del ámbito de reunión estrechando lazos de sociabilidad que resultaban saludables. La intención de los promotores de esta iniciativa es que el reinicio de las actividades represente el comienzo de una nueva etapa que pueda permitirles a aquellos que ya formaban parte recuperar un espacio valioso y a quienes deseen sumarse descubrir un lugar pensado para el bienestar de las personas que transitan esta enfermedad.

«Antes de la pandemia teníamos un grupo muy estable, cuando debidos suspender las actividades el caudal de gente que participaba era muy importante. Tenemos la expectativa de que ellos puedan volver y puedan sumarse otros», refirieron, aclarando que «si bien en el grupo participan profesionales de distintas áreas, no se interviene en el tratamiento que lleva adelante el paciente».

Respecto de ello, Julio Lanternier aclaró: «Solo brindamos un espacio en el que se comparten estrategias para que puedan sobrellevar mejor la enfermedad, compartir vivencias, angustias y descubrir que hay formas de mantener una buena calidad de vida. Pero no intervenimos en la medicación ni cambiamos las pautas brindadas por el profesional médico que atiende al paciente».

 «En este tipo de patologías generalmente las consultas médicas son cada tres meses y en el medio algunas cosas se pierden y es importante que los pacientes cuenten con un espacio de acompañamiento. Cualquier persona, independientemente del médico o de la institución donde se trate puede participar de las reuniones del grupo», recalcó. Y abundó: «La persona va a seguir con su médico, solo que podrá sumarse al grupo de manera totalmente gratuita para recibir asesoramiento, intercambiar experiencias y participar de distintas actividades».

La dinámica de los encuentros

Como suele ser en todos los grupos de autoayuda, la escucha y el encuentro entre pares ocupa un lugar central en la dinámica de las reuniones. Si bien hay un primer encuentro general del que participarán todos los profesionales que conforman el equipo, en los encuentros subsiguientes será la experiencia y las necesidades de las propias personas las que cobrarán un papel protagónico. «Quincenalmente los profesionales van rotando y cada uno desde su especialidad vuelcan sugerencias y estrategias, pero son los propios pacientes y sus familiares y cuidadores los que marcan el ritmo de las actividades», resaltaron.

Cómo participar

El primer encuentro de este nuevo ciclo será mañana lunes a las 16:00 en el auditorio de la Clínica Pergamino. Por una cuestión organizativa se sugiere inscribirse de manera previa a través de la línea telefónica 432004 interno 386 de 8:00 a 15:00; aunque cualquiera que desee participar podrá acercarse en el horario del encuentro. En el contexto de la pandemia se cumplirán los protocolos vigentes siguiendo la última normativa emitida por el Ministerio de Salud. En este sentido será necesario usar barbijo, cuidar la higiene de manos; el espacio estará ventilado y se garantizará el distanciamiento.

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.