Provincia tomó posesión de dos grandes campos en los que se construirá la parte central de esta obra de defensa de inundaciones. La empresa adjudicataria fue notificada y tiene los permisos para iniciar diferentes intervenciones. Durante 2022 los trabajos tendrán que estar en marcha.       

La construcción de la represa de regulación en el Arroyo es la obra que permitirá evitar las inundaciones en Pergamino. Los distintos gobiernos que fueron sucediéndose desde 1.995 a esta parte comprometieron y tramitaron los recursos para hacerla, pero al día de la fecha el proyecto no está concretado, a pesar de los avances que existieron para obtener la financiación de los trabajos.

En este sentido, los concejales del bloque Frente de Todos informaron que la Provincia, a través de un mandamiento judicial que se tramita en el Juzgado Contencioso Administrativo de Pergamino, tomó posesión de dos importantes parcelas producto del proceso de expropiación que se lleva a cabo para dotar con el predio en el que se edificará esta represa.

Justamente ayer, al cumplirse un nuevo aniversario de la trágica inundación de 1.995 (ver página 10) los legisladores Laura Clark y Guillermo Aiello, que integran además la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, brindaron detalles sobre el avance en la adquisición que realizó la Provincia ya que se lograron mediante la Dirección de Hidráulica y sus áreas legales, con la intervención de Fiscalía de Estado y la Justicia.

De acuerdo a lo señaló Aiello en diálogo con LA OPINION, «las parcelas de mayor extensión ya están en poder de Hidráulica, dos de ellas por acuerdo-avenimiento (aceptación de la oferta por parte de propietarios) y otras dos por los trámites de expropiación, de las que tomó posesión el martes el funcionario provincial Carlos Franco», explicó el edil. 

¿Qué sigue ahora? 

Con este paso administrativo, la empresa constructora Decavial S.A., adjudicataria de la obra, ya está en condiciones de comenzar con el proyecto ejecutivo y posteriormente las tan ansiadas primeras tareas de construcción de la represa.

Esta planificación que se construirá aguas arriba del casco urbano y que regularía tanto los caudales que provengan del arroyo Pergamino como La Botija tiene, según los planos, una longitud de varios kilómetros y generará un embalse no permanente, que permitirá la retención del agua en momentos de crecidas permitiendo mantener un nivel estable del Pergamino en su paso por la ciudad

«Destacamos en todo momento el trabajo arduo y sostenido que se realizó desde la Provincia durante estos dos años para dar curso legal a los diferentes trámites que suelen extenderse por mucho más tiempo», dijo Clark. «Los pergaminenses necesitamos esta represa, hay que gente que sufre mucho cuando las lluvias son intensas porque no quieren vivir más esos momentos de zozobra ni mucho menos perder sus preciados bienes, que son arrastrados por el agua», resaltó la legisladora local. 

Gestiones y seguimiento 

La obra tiene, según las estimaciones técnicas, un plazo total de 42 meses para su ejecución completa, de allí la necesidad de avanzar lo más rápidamente posible en las instancias «burocráticas» que retrasaron el inicio.

En lo que hace al proceso de trámites en general, participaron activamente los integrantes de Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales para Pergamino (Cossoper), dado que es la organización de vecinos gestora del proyecto; y la Comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, donde los ediles trabajaron más allá de las banderías políticas y asumiendo la necesidad de tener cuanto antes la represa terminada.  

«Siempre es primordial decir que, por la magnitud y el volumen de recursos que requiere el proyecto, es la obra más trascendente en materia de prevención de inundaciones para la comunidad», aseguraron. «Se trata de un plan que no solo beneficiara a los pergaminenses, sino impactará positivamente en toda la cuenca del mejorando la situación de Arrecifes y Ramallo».

Fuente La Opinión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.