En el programa radial conducido por Milagros Castelli y Marcelo Mongaburu de lunes a viernes en radio Alfa 96.1, se entrevistó a Luis Battaglino. El mismo, nos manifestó lo siguiente respecto a la situación actualmente difícil que atraviesan tanto inmobiliarias como inquilinos y propietarios.
«En casi treinta años, nunca vi una situación tan conflictiva como la que estamos transitando. De hecho el poder legislativo, en este mismo momento, en el inicio del año está tratando de modificar la ley actual de alquileres y en principio volver al modelo anterior. Por ello, están siendo citados tanto asociaciones de inquilinos como federaciones inmobiliarias para poder acercar las posturas y elaborar una ley superadora a la actual que claramente no funcionó.»
De acuerdo a la información brindada, recavamos que el haber elevado a tres años en el mínimo de la duración del contrato, le quita en este periodo inflacionario previsibilidad a la rentabilidad. Entonces, muchos propietarios optaron por retirar la propiedad del alquiler o ponerla a la venta. Ese es el punto clave para entender la suba de demanda y la baja en las ofertas.

«La demanda sigue subiendo porque a la par de ésto, tampoco hay préstamos hipotecarios para poder adquirir una vivienda.»

«Hay mas gente queriendo alquilar y menos propiedades siendo ofrecidas y eso por una cuestión lógica del mercado hizo que los precios aumentaran y de hecho también el ajuste que esta misma ley dio en este año que fue entre el 50% y 55% anual, que es difícil de cubrir por el inquilino y no satisface la rentabilidad el propietario. Le resulta difícil al propietario porque tiene que resignar las rentas.» Explicaba el señor Battaglino.
«Se viene un golpe de nuevo al bolsillo después de varios meses sin poder aumentar el pago de cada mes y además preocupados porque el inquilino se le vaya, quizás de un día para el otro.» Indicaba.
Nunca más importante fue la función del sector inmobiliario como en estos tiempos, tienen
la suficiente claridad como para poder llevar adelante los intereses de las dos partes y evitar conflictos entre ellos.
«En general estamos trabajando muchísimo más porque surgen muchas diferencias, uno entiende las dos posiciones y estamos en el medio tratando de guiar tanto al propietario como al inquilino para que su relación durante el contrato sea lo más cordial posible; lo cual exige el más alto nivel de profesionalidad.» Concluyó el agente inmobiliario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.