Expertos del SMN precisaron las condiciones climáticas que tienen que darse para que caiga nieve en Ciudad de Buenos Aires y alrededores. Qué significa la caída de graupel, el fenómeno inusual que podría ocurrir debido a las bajas temperaturas.

El invierno arrancó con temperaturas muy bajas y se siente con fuerza en todo el país con la llegada de una ola de frío polar, algo que provocó un marcado descenso en los registros térmicos que se extenderán al menos hasta el domingo.

Ante este panorama, muchos se preguntan si están dadas las condiciones para que vuelva a nevar en la Ciudad de Buenos Aires, algo que ocurrió solamente en 1918 y 2007.“Si bien estamos teniendo condiciones muy frías, tenemos un cielo con algo de nubosidad y sin precipitaciones. Como no hay probabilidades de lluvias, al mismo tiempo es poco probable que caiga nieve”, manifestó a GO Noticias Cindy Fernández, meteoróloga del Servicio Meteorológico Nacional.

La experta del SMN comentó que “el frío no es una razón suficiente para que haya nieve, si no habría nieve en muchos lugares. Se necesita que haya condiciones muy frías, pero ese frío no tiene que estar cerca de superficies sino que tiene que estar distribuido a lo largo de toda la atmósfera; desde la nube hasta el suelo las temperaturas tienen que ser bastante bajas, algo que no ocurre siempre”.

Fernández indicó que para que nieve “también tiene que estar lloviendo, porque la nieve es un tipo de precipitación. Por lo tanto, si no tenemos nubosidad no vamos a tener nieve”.

¿Podría volver a nevar en Buenos Aires?

Efectivamente puede volver a nevar en la Ciudad de Buenos Aires”, manifestó el director de Redes del SMN, Lucas Berengua, aunque admitió que “lo que no podemos asegurar es que vaya a nevar este año”.

El especialista explicó que se tienen que dar diversos factores para que caiga nieve en Capital Federal y alrededores. “Las condiciones ideales para generar una nevada contempla la conjunción del perfil de temperatura correcta de una ola polar, con temperaturas cercanas a los 0 grados entre la base de la nube y el suelo, cercana de los 0 grados en el suelo, y la presencia de humedad y precipitaciones”, remarcó.

Berengua indicó que estas situaciones “no suelen darse habitualmente en la Ciudad de Buenos Aires, porque requiere que la masa de aire polar tenga ciertas características que son difíciles de encontrar en la zona del Río de La Plata”.

Además, el meteorólogo admitió que “son más fáciles encontrar condiciones como inyección de humedad por viento sudeste o viento sur, pero para que se produzca la nieve tiene que venir la masa de aire polar con fuerza y establecerse durante un tiempo necesario para que se encuentre y conjugue con el otro factor”.

Por su parte, Cindy Fernández comentó que en la Ciudad de Buenos Aires “nevó solo dos veces en 100 años. La realidad es que no esperaría que nieve en Capital porque no están dadas las condiciones”.

Caída de graupel: el fenómeno inusual que puede ocurrir

Con el pronóstico de nieve casi descartado en la Ciudad, uno de los fenómenos que podría ocurrir es el de la caída de graupel o gránulos de hielo.

Fernández precisó que esta situación sucede “cuando se dan estas condiciones frías y precipita”. “De lejos el aspecto es similar a la nieve, pero son bolitas muy chicas de hielo que cuando descienden y se acumulan sobre el suelo parece nieve, pero en realidad son bolitas de granizo”, detalló.

“Este fenómeno raro se da porque hace mucho frío cerca del suelo y está precipitando lluvia líquida y esta lluvia se congela a medida que va cayendo”, puntualizó la especialista del SMN.

¿Cuántas veces nevó en Buenos Aires?

El 22 de junio de 1918 se produjo la primera de las dos nevadas que ocurrieron en la zona metropolitana bonaerense.

En volumen, la nieve caída en ese año superó ampliamente a la registrada casi 90 años después, cuando el 9 de julio de 2007 tuvo lugar la segunda nevada.

Durante esa jornada patria, la temperatura se ubicó entre 0.6 °C y 1.7 °C y la caída de nieve en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) se prolongó desde el mediodía​ hasta la madrugada del día siguiente.

Fuente Página12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.