Estados Unidos registró un nuevo récord de inflación en febrero impulsada en particular por el aumento de los precios de la gasolina y la escases de petróleo en ese país, como consecuencia de la guerra que Washington y la OTAN impulsaron en Ucrania.

Según los índices de la administración de Joe Biden, en los últimos doce meses a febrero la inflación fue de 7,9 por ciento, la más alta desde enero de 1982, según la Oficina de Estadísticas Laborales.

La crisis del petróleo

Los precios de la gasolina explican casi un tercio de esta aceleración, con un aumento de 6,6 por ciento con respecto a enero último. También refleja el efecto en los precios de las materias primas.

Los precios de la energía (que incluyen gasolina, crudo, electricidad y gas natural) se dispararon en febrero un 25,6 por ciento, liderados por el precio del crudo, con un aumento del 43,6 interanual, mientras que el gas subió un 23,8.

La guerra en Europa del Este impulsa esta situación. Rusia es uno de los mayores exportadores de petróleo y gas del mundo y la invasión a Ucrania desestabilizó estos mercados en todo el planeta.

Fuente Pagina 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.