Los casos llevan cuatro días en descenso. Expertos creen que el país podría haber alcanzado el pico de la ola a un mes del hallazgo de la nueva cepa.

La variante Ómicron provocó una explosión de casos de covid-19 en Sudáfrica y varios países de Europa y Norteamérica. Pero en menos de un mes, los contagios comenzaron a disminuir en la provincia de Gauteng, donde se detectó por primera vez la nueva cepa. Según los especialistas, el país podría haber pasado su pico de casos por lo que los brotes causados por esta temida variante podrían ser breves.

La ola de casos de Ómicron en Sudáfrica es una de las más observadas en el mundo, porque su evolución podría ser similar en otros países ya afectados por ella, e incluso menos grave, teniendo en cuenta la baja tasa de vacunación del país africano, del 25%, y el hecho de que ni siquiera ha comenzado a aplicar dosis de refuerzos.

“Los primeros indicios apuntan a que podríamos haber alcanzado el pico en Gauteng”, dijo el ministro de Salud, Joe Phaahla, en una conferencia de prensa. “Pero hay un aumento correspondiente y rápido de casos en las otras grandes provincias”, advirtió.

Cuarto día consecutivo con casos a la baja

El Instituto Nacional para las Enfermedades Transmisibles (NICD), la autoridad sanitaria sudafricana, informó 15.424 contagios en las últimas 24 horas, un tercio menos que los casi 24.000 que registró el martes pasado. El récord de casos hasta ahora fue el jueves pasado, con unos 27.000.

La positividad de las pruebas -la proporción de los testeados que están infectados-, siguió a la baja por octavo día, según los datos del NICD.

“El descenso en nuevos casos de forma nacional, combinado con el descenso continuado en nuevos casos registrado aquí en la provincia de Gauteng, que durante cuatro semanas ha sido el centro de esta ola, indica que hemos pasado el pico”, dijo a The Associated Press Marta Nunes, investigadora senior en el departamento de Análisis de Enfermedades Infecciosas y Vacunas en la Universidad de Witwatersrand.

Fue una ola corta, y las buenas noticias son que no fue muy grave en términos de hospitalizaciones y muertes’’, dijo. “No es inesperado en epidemiología que un aumento muy drástico, como el que vimos en noviembre, se vea seguido por un descenso drástico”, explicó.

La provincia de Gauteng vio dispararse sus cifras a mediados de noviembre. Los científicos responsables de secuenciar el genoma del virus identificaron con rapidez la nueva variante Ómicron, que presentaba importantes mutaciones y fue anunciada al mundo el 25 de noviembre.

Ómicron, que es significativamente más contagiosa, no tardó en convertirse en la versión dominante del virus en Sudáfrica. Se estima que el 90% de los casos de Covid-19 en la provincia de Gauteng desde mediados de noviembre eran Ómicron, según las pruebas.

También bajaron los contagios del personal sanitario

En otro indicio de que la ola de ómicron en Sudáfrica podría estar remitiendo, un estudio sobre trabajadores de salud que dieron positivo en COVID-19 en el hospital Chris Hani Baragwanath de Soweto mostró un rápido aumento y después un brusco declive en los casos.

“Hace dos semanas veíamos más de 20 casos nuevos al día, y ahora son unos cinco o seis casos por día’’, dijo Nunes. Sin embargo, señaló, aún es muy pronto y hay varios factores que deben vigilarse de cerca

La tasa de positividad en Sudáfrica se mantiene en un 29%, respecto al apenas 2% de principios de noviembre, lo que indica que el virus sigue circulando entre la población a niveles relativamente altos, explicó.

En otras provincias sudafricanas, la media de nuevos casos sigue en aumento, pero en muchos casos lo hace ya también de forma ralentizada en comparación con los aumentos exponenciales que se veían al comienzo de la ola.

Una tasa de casi 6% de hospitalizaciones con Ómicron frente a 15% de Delta

Además, la variante Ómicron está dejando una tasa de hospitalización de solo el 5,7 %, frente al 15,6 % de la tercera ola (Delta), el 16,2 % de la segunda (Beta) y el 13,1 % de la primera.

Según los datos presentados este miércoles por el NICD, también el porcentaje de muertes es hasta la fecha es mucho más bajo que en las olas precedentes.

La doctora Wassila Jassat, también del NICD, afirmó que el número de personas que necesitaron oxígeno es “inferior respecto a cualquier ola precedente” de covid-19.

“Los pacientes parecen efectivamente permanecer menos tiempo”, indicó.

Transcurrido ya alrededor de un mes desde la identificación de Ómicron, los hospitales sudafricanos confirmaron la muerte de un 5,6 % de los pacientes admitidos por Covid-19 en esta presente ola, mientras que en las olas previas ese porcentaje rondaba el 20%.

Estos indicadores señalan una menor gravedad de la enfermedad en esta ola, pero Jassat, especialista en hospitalizaciones del NICD, matizó que la levedad puede deberse tanto a una menor gravedad intrínseca de la variante como a una mayor inmunidad poblacional previa.

La OMS advirtió sobre el riesgo de contagio en las fiestas: “Un evento cancelado es mejor que una vida cancelada”

En ese sentido, Jassat recalcó que hacen falta “más estudios” para poder obtener conclusiones firmes respecto a la gravedad de Ómicron.

“Lo que sí podemos decir es que esta es la epidemiología en Sudáfrica. Ómicron se está comportando de una manera que es probablemente menos grave (…) No está claro si este cuadro será el mismo en otros países donde hay altos niveles de vacunación pero menos nivel de infección previa”, apuntó, por su parte, la especialista sudafricana Cheryl Cohen.

De entre los decesos en los centros médicos, NICD estima que en torno al 87 % eran personas sin vacunar o con la pauta incompleta.

Los datos son “esperanzadores” e invitan al optimismo, según Groome, pero una parte del descenso podría deberse a que el comienzo de las vacaciones del verano austral disminuyó el porcentaje de gente acudiendo a hacerse pruebas.

Sudáfrica, con 3,3 millones de casos acumulados hasta la fecha y unas 90.500 muertes, se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en África. El avance de la vacunación es lento y solo un 26 % de la población total tiene la pauta completa.

La pandemia en el resto del mundo

Fuera de Sudáfrica, el coronavirus continúa su avance, con el mundo preparado para otras fiestas de Navidad y fin de año empañadas por una pandemia que ya mató a más de 5,3 millones de personas.

En China, las autoridades impusieron un confinamiento total en la norteña ciudad de Xi’an, que alberga las famosas esculturas de los “Guerreros de Terracota” del mausoleo del primer emperador chino, debido a un alza en los casos de coronavirus.

En Europa, el Gobierno de Francia dijo que la variante Ómicron está avanzando rápidamente y que será ya la dominante en los últimos días del año, cuando los casos podrían llegar a los 100.000 por día. El país europeo comenzó hoy su campaña de vacunación de niños de 5 a 11 años.

En Alemania, donde un fuerte brote de la variante Delta comenzó ya a remitir a golpe de restricciones, el Gobierno dijo que Ómicron será la dominante dentro de una a tres semanas, lo que hace temer un nuevo pico. Alemania prohibió ayer el público en grandes eventos deportivos y limitó a 10 el número de personas que pueden reunirse en Nochebuena.

La temida variante ya es la dominante en EEUU y en el Reino Unido.

El Ministerio de Salud británico informó ayer 90.629 casos en las 24 horas previas, cerca del récord de más de 93.000 de la semana pasada. Pese a consejos de sus asesores médicos y a presiones de los sindicatos de enfermeras, el Gobierno de Boris Johnson descartó ayer endurecer medidas antes de Navidad, aunque no descartó hacerlo después.

En Canadá, la provincia occidental canadiense de Columbia británica anunció un cierre de bares, discotecas y gimnasios desde mañana, con lo que se convirtió en la segunda en tomar tal medida luego de que Quebec lo hiciera esta semana.

Fuente de información TN Noticias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *