El tenso conflicto en la comuna de Hughes y que ayer sumó más temperatura cuando el presidente comunal, Néstor Parnasso, denunció que fueron agredidos junto a su pareja por un grupo de personas a las que tildó como “una patota sindical”, todavía no encontró visos de solución. Sin embargo, en las últimas horas surgió la posibilidad de reabrir una instancia de diálogo.

El plan de lucha en demanda del pago de diferencias salariales que afecta a un grupo de empleados arrancó el martes de la semana pasada y se fue agravando con el correr de los días ante la falta de respuesta.

Mientras tanto sigue el acampa gremial frente al edificio comunal a la espera de retomar las negociaciones para intentar llegar a un entendimiento que ponga fin a la compleja situación.

Si bien la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo convocó ayer a una audiencia vía Zoom terminó fracasando ya que el mandatario local no participó al aducir que no fue notificado por el organismo laboral, algo que “no es cierto”. Al menos así lo aseguró a La Capital el secretario adjunto del Sindicato de Trabajadores Municipales de Firmat y Comunas Adheridas, Germán Bakota, quien además sostuvo que es “inentendible la falta de voluntad de Parnasso para solucionar el problema”.

En tal sentido, el dirigente explicó que “el paro de actividades que se lleva adelante es para reclamar el pago de adicionales y presentismo que fueron descontados en pleno tiempo de pandemia a un grupo de compañeros que estaban exceptuados de trabajar por ser consideradas personas con riesgo de contagio ya sea por la edad o problemas de salud”.

Es algo totalmente ilegal y por lo que venimos peleando desde hace más de dos años sin tener respuestas” dijo Bakota para luego señalar que a “eso se suma que el jefe comunal también le descontó dos meses de sueldo a un trabajador que estuvo con licencia por enfermedad y además no le abonó el presentismo a otro empleado que se accidentó y cuyo cobertura fue cubierta por la asegurado de riesgo de trabajo”.

“Intentamos _aseguró_ llegar a un acuerdo pero Parnasso se niega a firmar el acta de compromiso, lo cual nos limita para avanzar aunque estamos esperando para ver si nos recibe a fin de retomar las conversiones en busca de soluciones».

Consultado sobre la denuncia del jefe comunal respecto a la agresión que sufrió en su vivienda particular donde además un grupo de manifestantes arrojo bolsas con basura y otros elementos, Bakota resaltó: “No existe ninguna patota sindical sino trabajadores que reclaman lo que le corresponde”. Y en ese sentido resaltó que el gremio del que forma parte “está acompañado por la regional sur oeste que también nuclea a los sindicatos municipales de Rufino, Casilda, Roldán y Venado Tuerto”, al tiempo que desatacó la presencia y apoyo del secretario general de Festram, Ignacio Jesús Monzón.

Fuente el Faro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.