Los detalles de cómo Gabriel Cáceres asesinó a su esposa y a su hijo de 7 años en la casa que compartían en la localidad de Florida.

Luego, se quitó la vida: sospechan que aspiró gas Gabriel Cáceres, antes de suicidarse presuntamente aspirando gas, asesinó a golpes y a cuchillazos su esposa María Daniela Carco (44) y al hijo de ambos, León Rafael Cáceres (7). Así lo confirmaron fuentes judiciales a Infobae: “Fueron varias puñaladas”, describió un detective del caso.

Además, en la escena del crimen, los investigadores encontraron el cuchillo de cocina que usó el homicida para masacrar a su familia.

De acuerdo a lo que confiaron fuentes de la investigación a este medio, recién este viernes se conocerá el resultado preliminar de la autopsia a los cadáveres encontrados en el domicilio ubicado en la calle Julio Argentino Roca al 2100, en la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López.

Para el fiscal del caso, Gastón Larramendi, el asesinato de María Daniela estuvo precisamente motivado por la violencia de género, en base a lo que contaron los investigadores. Por ello, se espera que la fiscal Lidia Osores Soler, especializada en la materia, trabaje junto a él para esclarecer lo sucedido.

El caso se conoció a partir de un llamado al 911 realizado por una directora del colegio Cuarto Creciente de Florida al que asistía León. La mujer daba cuenta de que hacía tres días que el alumno no iba a clases y que no podía contactarse con la familia.

Luego de una autorización judicial, personal policial ingresó a la vivienda con ayuda de un cerrajero y halló los tres cadáveres.La escena que se encontraron los policías fue aterradora: los cuerpos de Corco y de su hijo León estaban sobre la cama matrimonial de la habitación principal. Habían sido acuchillados.

El arma con el que el hombre había asesinado a su familia fue encontrada ahí mismo, en el cuarto matrimonial.

El cuerpo de Cáceres estaba en la bañera, donde el agua corría desde hacía días. Se sospecha que se quitó la vida encendiendo el gas y aspirándolo, algo que deberá determinar un test toxicológico. Por el momento, se desconoce la data precisa de muerte de la familia. La información se conocerá con el resultado de la autopsia.

Hasta ahora lo que se sabe es que es Carco tenía una hija que hoy tiene 19 años de una relación previa. En 2021, según confirmaron fuentes judiciales a Infobaela chica denunció a Cáceres por violencia de género y dejó a la familia para irse a vivir a Monte Grande con su tíoDe acuerdo a información en el expediente, la adolescente lo acusó de ejercer violencia física y verbal contra ella desde los 14 años.

La chica denunció que su madre sabía todo lo que pasaba, pero de igual modo, no hacía nada para frenar al hombre. Por ahora, todo es materia de investigación.

La pareja en sus redes sociales mostrabauna vida familiar armónica del otro lado de la pantalla: abrazos, besos en la boca, salidas a plazas y vacaciones. Tanto es así que 24 horas antes, Cáceres le había posteado a Carco un emoji de un corazón en su muro de Facebook. Dos días antes de eso, le dedicó una lista de Youtube de lentos de los ‘80 de Michael Bolton, Phil Collins y Eric Clapton, entre otros.

“Así nos enamoramos… y así me enamorás cada día alimentándome tu pasión en cada ‘te amo’”, escribió Cáceres.

Pero algo en algún momento se fracturó. Tal vez, la denuncia que realizó su propia hija. Entonces, Carco comenzó a dar ciertas señales en su muro de Facebook: algo no andaba del todo bien. En enero de 2021, la mujer subió una ilustración que se preguntaba: “¿Alguna vez amaste tanto a alguien que intentabas entenderlo mientras te hería?”. Cáceres, por su parte, respondió a esa publicación con un emoji de un corazón.

En otro posteo realizado el 15 de febrero pasado, la mujer subió una imagen donde se ve a una niña triste que se pregunta: “¿Qué hace tóxico a unos padres? La foto da distintas respuestas, como por ejemplo: ”Inmiscuir a los hijos en problemas de pareja” o “hablar mal al hijo de otro padre”. Sobre esa publicación, Cáceres no respondió.

, oriunda de San Carlos de Bariloche, era docente. Sin trabajo en blanco desde 2014, dictaba un taller particular de escritura y corrección en la casa donde ocurrió el crimen, así como clases de acompañamiento pedagógico para alumnos con dificultad en el aprendizaje. Cáceres se dedicaba a montajes en oficinas y a la instalación de redes de datos y tensión.

Fuente Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.