El Gobierno anunció el pago de 18 mil pesos a trabajadores que no perciben ingresos formales, monotributistas y trabajadoras de casas particulares. Se aplicará en dos cuotas de 9 mil pesos, a pagar en mayo y junio. Además, confirmó un bono de 12 mil pesos en una única cuota para jubilados que cobran hasta dos haberes mínimos, que se suma al reciente refuerzo de hasta 6 mil pesos destinado a los jubilados de menores ingresos. Por otro lado, el Ejecutivo busca aplicar un impuesto a la renta inesperada en empresas con ganancias superiores a mil millones de pesos anuales.

«Nuestro modelo se funda en tres pilares: producción, empleo y la distribución. Estamos fallando en el tema de la distribución, porque la inflación se come gran parte de los aumentos salariales. Con estas medidas, hoy estamos atacando ese problema», indicó el presidente, Alberto Fernández, quien estuvo al frente del anuncio junto al ministro de Economía, Martín Guzmán, en el Salón Blanco de la Casa Rosada.

El «refuerzo en la política de ingresos», como definió las medidas el ministro Guzmán, aparece el primer día hábil después de que se conociera, el miércoles de la semana pasada, el dato de inflación de marzo, de 6,7 por ciento. Fue la suba mensual más alta de los últimos veinte años. En apenas tres meses, los precios acumulan un alza del 16,1 por ciento y en el último año muestran un avance del 55,1 por ciento.

Medidas
De manera similar a como funcionó el IFE durante la etapa más complicada de la pandemia, se anunció que los trabajadores sin ingresos formales percibirán una asignación de 18 mil pesos en dos cuotas de 9 mil pesos cada una. El estipendio alcanza a trabajadores de entre 18 y 65 años. Están incluidos monotributistas de las categorías A y B y trabajadoras, registrados o no, de casas particulares. Guzmán adelantó que habrá criterios de exclusión referidos al patrimonio.

Por otro lado, jubilados y pensionados recibirán un nuevo bono de 12 mil pesos en una cuota. El beneficio corre para quienes perciben hasta dos jubilaciones mínimas y complementa el bono anterior otorgado de 6 mil pesos, con lo cual el monto total se equipara con el ingreso extra de 18 mil pesos que reciben trabajadores informales y monotributistas.

El presidente Fernández dijo que en el caso de los trabajadores registrados, el Gobierno apuesta a la apertura anticipada de las negociaciones paritarias, según lo acordado semanas atrás entre la CGT y la UIA. «Estamos avanzando bien, la semana que viene vamos a tener más definiciones en muchas paritarias», dijo el mandatario.

Además, Guzmán anticipó el proyecto que tiene el Gobierno para aplicar un impuesto al componente de renta «inesperado» en las ganancias empresariales. «Buscamos construir un mecanismo que permita captar la renta inesperada que no es producto de inversiones sino que es resultado de los precios a causa de la guerra en Ucrania. El objetivo es que el shock de la guerra no tenga impacto regresivo. A nivel global se vive una crisis de la distribución de los ingresos y los gobiernos deben actuar para evitar que aumenten las desigualdades», dijo el ministro.

Fuente El Informante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.