El encuentro en el ministerio de Transporte no tuvo resultado positivo. La tarifa podría actualizarse entre un 30 y 35%. Las entidades del campo piden que se levante la protesta.

En medio del paro de los transportistas de granos como consecuencia del faltante de gasoil y sonde también se reclama una actualización de la tarifa de flete, organizado por la Federación de Transportadores Argentino (FETRA), fracasó la reunión en el ministerio de Transporte, luego de un cuarto intermedio. Del encuentro participaron funcionarios nacionales, representantes de las diferentes cámaras de transportistas de cargas, entidades del campo y los acopiadores de granos.

Estuvieron presentes en la reunión el secretario de Gestión del Transporte, Diego Giuliano; la subsecretaria de Transporte Automotor, Laura Labat; el director de Transporte de Carga, Juan Manuel Escudero; autoridades de la subsecretaria de Agricultura y representantes de CATAC, FADEEAC, FETRA,FAETYL, Coninagro, Federación de Acopiadores, Sociedad Rural Argentina (SRA), entre otros

Según pudo saber este medio, el ministerio de Transporte buscó actuar como mediador en la reunión, donde se está plateando la problemática del faltante de gasoil y la inexistencia de previsibilidad en materia de precios. Sobre esta cuestión, se aguardan definiciones de la Secretaría de Energía, que encabezó una nueva reunión en Casa de Gobierno de la mesa de trabajo entre funcionarios y empresarios del sectorque se reúne cada 15 días para monitorear la situación y evaluar medidas para evitar que el área productivo se vea afectada.

Pero el tema central del encuentro en la cartera de Transporte es la actualización de la tarifa de flete, que en febrero pasado la misma alcanzó un aumento del 25%, y que ahora se está analizando aumentarla entre un 30 y 35%. Hay que recordar que la tarifa que se define en el ministerio, la misma es orientativa y de referencia.

Actualmente los transportistas están reclamando un nueva actualización, frente a los incrementos de precios de los combustibles y de otros costos, pero han surgido diferencias al momento de intercambiar los datos de las estructuras de costos que permitan definir un nuevo marco tarifario. Es por eso que hubo un cuatro intermedio para acercar las posiciones.

Previo a la reunión de hoy, desde su cuenta de Twitter, la Sociedad Rural Argentina anunció que participará del encuentro, y advirtió que para llegar a un acuerdo en la Mesa de Negociación programada, “son condiciones necesarias el levantamiento de la medida de fuerza, la normalización del abastecimiento y el valor de gasoil”.

También advirtieron que “el paro impide el normal abastecimiento de las terminales, provocando problemas de producción en las fábricas e incumplimientos de contratos con el exterior, con las graves consecuencias que ello implica para la reputación del origen argentino y, como si ello fuera poco, también corta el flujo de ingresos de divisas, tan importante para paliar el difícil momento que atraviesa nuestro país. Hay que buscar una solución a los planteos en un clima de paz social, en beneficio de todos los argentinos”.

Protesta

Mientras tanto sigue la protesta de transportistas de granos organizada por la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA). La misma hoy volvió a tener un alto impacto en el ingreso de camiones en la zona de los puertos del Gran Rosario, que alcanzó a tan solo 13, cuando hace dos atrás se ubicó en 4.500 aproximadamente. Además, el presidente del Centro Exportador de Cereales y de la Cámara de la Industria, Gustavo Idígoras, señaló que “estamos teniendo a la espera 50 barcos para la carga. Son USD 100 millones que no se pueden lograr, pero cuando se levante el paro, trataremos de recuperar”, y por otro lado estimó en 200.000 toneladas la cantidad diaria que, desde el inicio de la medida de fuerza, se dejó de descargar en las terminales portuarias.

Por último, la medida de fuerza de los transportistas de granos está generando enorme incertidumbre en la marcha de la cosecha de soja y maíz, los dos principales complejos que aportan divisas por las exportaciones, también afectada por el faltante de gasoil y las cuestiones climáticas: primero fue la ausencia de precipitaciones en pleno desarrollo de los cultivos, y ahora son las heladas tempranas que complican los rendimientos a cosechar. A todo esto hay que agregar los pronósticos de precipitaciones para la semana que viene que provocarían un freno en la tarea de los productores y contratistas rurales, teniendo en cuenta que restan por cosechar más de 6 millones de hectáreas de maíz y más de 14 millones de hectáreas de soja.

Fuente Infobae.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.