El Gobierno nacional ordenó este viernes frenar la exportación de carne a todos los frigoríficos que no cumplan con los acuerdos de precios. Esta medida se enmarca en la decisión del Ejecutivo de profundizar los controles y, en consecuencia,  vuelve a avivar la tensión entre ambos sectores que mantienen encontronazos desde el año pasado.  Lejos de imprimirle estabilidad al mercado cárnico, abre interrogantes sobre un posible impacto negativo. 

Según la resolución conjunta 4 del Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Desarrollo Productivo, conocida este viernes en el Boletín Oficial, la cartera agrícola podrá frenar cualquier exportación de carne.  Para levantar la sanción, la Secretaría de Comercio Interior -que denunciará los incumplimientos- deberá presentar un informe donde precise que se cumplió con los compromisos en materia de acuerdos por abastecimiento y precios.

“La Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario observará las Declaraciones Juradas de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC) según lo informado por la referida Secretaría de Comercio Interior hasta que ésta informe que los sujetos obligados hayan cumplido con el régimen aplicable”, expresa el texto. 

Si bien en la resolución subraya que se “observará”, en los hechos será un freno a las ventas al exterior hasta que se de cuenta del cumplimiento de los acuerdos. Para avanzar en esta media, el Gobierno utilizó a la guerra entre Rusia y Ucrania como posible desencadenante del desabastecimiento y suba del precio en el mercado local. 

Por otro lado, con esta medida se cumple un reclamo del kirchnerismo. En los últimos días, el ala que responde la Vicepresidenta de la Nación reclamó “más herramientas” para el Secretario de Comercio. Hoy, Roberto Feletti vuelve a ser protagonista de una medida económica relevante. En tanto, el aumento de poder al funcionario abre la chance a que presione para un incremento en las retenciones al campo. 

Medida que no funcionó

A fines del año pasado, el Gobierno profundizó los controles y restricciones a las exportaciones de carne para priorizar el abastecimiento del mercado local. Ya sea a modo de castigo a los frigoríficos o con el objetivo de frenar aumentos, el precio de la carne no dejó de escalar. Durante todo el Gobierno de Alberto Fernández, el kilo de asado aumentó un 206%. 

Ante este escenario, el Ejecutivo profundizó el programa Cortes Cuidados, que ofrece 7 cortes de carne a un valor accesible para el consumidor. El listado contempla los siguientes valores: Tira de asado, $679; Vacío, $815; Matambre, $810; Falda, $449; Tapa de asado, $679; Nalga, $859 y Paleta, $699. Estos cortes estan disponibles de lunes a viernes en más de mil bocas de expendio en todo el país (cadenas de supermercados minoristas, mayoristas y carnicerías adheridas a la Unión de la industria Cárnica Argentina y el consorcio ABC).

Fuente El Cronista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.