La decisión de la Corte es interpretada como un retroceso histórico y una muestra del avance de la derecha a nivel mundial, que contrasta con la reciente conquista en la Argentina.

La anulación por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos del fallo Roe vs. Wade, que habilitaba el derecho al aborto en ese país, generó rechazo a nivel local tanto en organizaciones sociales como en el ámbito político. También, expresiones de solidaridad. Es leída como un retroceso histórico, un ataque a la marea verde, una muestra del avance de la derecha a nivel mundial, que contrasta con la reciente conquista de la ley de IVE en la Argentina y el panorama regional. Desde el gobierno nacional expresaron sus repudios la portavoz Gabriela Cerruti; la ministra de Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; y la titular del INADI, Victoria Donda; y desde el bonaerense, la ministra Estela Díaz. Legisladoras que estuvieron al frente de la lucha por la despenalización en la Argentina, como Mónica Macha y Karina Banfi, hicieron sus lecturas. La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Católicas por el Derecho a Decidir y Amnistía Internacional fueron algunas de las organizaciones que se manifestaron al respecto. En la vereda opuesta hubo quienes se atrevieron a celebrar, como Victoria Villarruel y Amalia Granata.

Repercusiones desde el gobierno nacional y provincial

“Repudio total (…). Un retroceso en materia de derechos de las personas gestantes que da cuenta del avance atroz de la derecha en el mundo. Somos marea y aunque quieran detenernos persistiremos y volveremos”, escribió Cerruti en su cuenta de Twitter. Para la ministra Gómez Alcorta, este hecho tiene una «trascendencia política muy importante«, con un «impacto a nivel mundial»: «Forma parte de una embestida de discursos y políticas conservadores, misóginos y de derecha que con sus diferencias y particularidades tienen presencia en todos los países».

También Victoria Donda, titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, hizo un hilo en Twitter al respecto. “Este tipo de decisiones atentan contra el conjunto de los derechos adquiridos, fomentan la discriminación y la xenofobia, y crean un territorio fértil para el crecimiento del odio en todas sus formas”, escribió, y citó a Simone de Beauvoir: “No olvides jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, debes permanecer vigilante toda tu vida”. La misma frase tuiteó la diputada Myriam Bregman, del Frente de Izquierda.

«Estados Unidos siempre se ha presentado como el país de las libertades. Se caen mitos. Ya las mujeres estaban teniendo obstáculos enormes para realizarse abortos. En estados donde ya lo están prohibiendo las sometían a hacerse ecografías y las obligaban a escuchar los latidos del feto», dijo a Página/12 la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz. «Son casi 50 años de atraso, producto de una reacción conservadora que creció muchísimo en lo político, lo social y lo económico. Un terrible revés que se pudo concretar por la inclusión en la Corte de tres miembros propuestos desde la presidencia de Trump«, analizó. Y completó: «En nuestro sistema tenemos una enorme ventaja: las leyes de fondo como el Código Penal y el Civil y Comercial son de alcance federal. En Estados Unidos las mujeres van a tener que trasladarse a otros estados para garantizarse la práctica y queda librado a cada estado qué legislación va a tener. Esperamos que haya una fuerte rebelión y resistencia y enviamos la solidaridad de las mujeres de América latina que hemos conquistado el acceso al aborto legal«.

Fuente Página 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.