Los smartphones son cada vez más grandes y eso hace que sean difíciles de controlar con una sola mano. Una herramienta todavía experimental, basada en el rastreo ocular combinado con ligeros gestos, busca solucionar ese problema.

Si, sosteniendo el celular con la mano, se mira una aplicación en la pantalla de inicio y se acerca el teléfono a los ojos, la aplicación se abre. Si, mientras se lee una página web, aparece una notificación en la parte superior de la pantalla, se mira y se gira ligeramente el teléfono a la derecha para borrarla o se acerca a los ojos para abrirla y verla en detalle y se aleja para cerrarla.

En una galería de fotos, basta con mirar a una imagen para que se abra, acercar el teléfono a los ojos la amplía y un ligero movimiento del teléfono a la izquierda o la derecha permite aplicar diversos filtros. En el correo electrónico, acercar el teléfono mientras se mira un mensaje lo abre y alejarlo lo cierra. Estas son algunas de las posibilidades que presenta la nueva interfaz EyeMU basada en el rastreo ocular que está desarrollando el Grupo de Futuras Interfaces de la Universidad de Carnegie Mellon (EEUU).

Los investigadores no pretenden facilitar el control del teléfono móvil con los ojos a personas con discapacidad, como ha sido normalmente el objetivo de esta tecnología que tiene detrás una gran labor de investigación, sino facilitar a cualquiera el uso de móviles cada vez más grandes que son difíciles de controlar con una sola mano. «Mostramos cómo el rastreo ocular que hace la cámara que enfoca al usuario se puede combinar con movimientos que registra la herramienta para disponer de una nueva técnica de interacción intuitiva y rápida en móviles que sostiene el usuario», explican en el trabajo, liderado por Chris Harrison, que han presentado en un congreso.

Fuente Página 12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.