SAN NICOLÁS.- Eran cerca de las 9 de la mañana cuando desde el ministerio de Seguridad alguien llamó a la policía bonaerense para que un grupo de efectivos no participe de la foto que estaba preparando el intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia. El jefe comunal, que es de Juntos por el Cambio, pretendía mostrar que son más de 12 patrulleros los que la localidad del norte bonaerense tiene en funcionamiento, cifra por la que ayer tuvo un cruce con el ministro de Seguridad, Sergio Berni.

La polémica comenzó en verdad ayer. Mientras Passaglia aseguraba que San Nicolás cuenta con aproximadamente 50 patrulleros, Berni lo interrumpió en plena conferencia de prensa y acotó que solo tienen en funcionamiento “apenas 12 vehículos” porque “43 patrulleros están fuera de servicio y uno es chatarra”. El intercambio al aire generó un revuelo que continuó hoy.

Passaglia intentó sin éxito tener la postal de los patrulleros como réplica al ministro. Una foto tomada por una cámara de seguridad se ve cómo de un lado están posicionados todos los vehículos de la policía local mientras que enfrente se ubicaban las camionetas entregadas ayer por el gobierno provincial. Según fuentes de la intendencia, Berni primero quiso impedir la foto y una vez que se enteró que ya estaba casi armada pidió que se desarticule. Hasta amenazó con echar al responsable si salía a la luz, dijeron los informantes.

Passaglia afirmó que no recibió una disculpa luego del cruce con Berni y sostuvo que desde el gobierno provincial deberían comunicarse. Se mostró sorprendido, además, porque menos de 24 horas antes había estado hablando en buenos términos con el ministro en la comida inaugural de Expoagro. Incluso habían compartido el corte de cintas para inaugurar la muestra del campo. “No tiene sentido. Me invitan y me maltratan”, afirmó el intendente.

Pese a que compartieron el acto inaugural, el intendente no participó luego de la recorrida por la muestra encabezada por Axel Kicillof. Ante la consulta, contestó que no había sido invitado y agregó: “A donde me invitaron fui”. Distinta fue la actitud del jefe de gabinete, Martín Insaurralde, quien invitó al intendente anfitrión para que lo acompañe en su visita a la muestra, actividad que debió suspenderse por las fuertes tormentas que imposibilitaban la recorrida y terminaron ocasionando que Expoagro deba suspenderse. A diferencia de María Eugenia Vidal Axel Kicillof, quienes ayer evitaron cruzarse, Insaurralde saludo y se sacó una foto con los dirigentes opositores con los que coincidió en la muestra. Además de Passaglia, estuvieron Jorge Macri y Joaquín de La Torre. Minutos más tarde también hicieron una placa con diputados bonaerenses de la que participó Maxi Abad.

Algunos presentes contaron que Insaurralde incluso dijo que “venía a apaciguar las aguas”. Mientras tanto, Berni seguía dando entrevistas y subiendo la apuesta. Señaló que ya había tenido una discusión con Passaglia por la expropiación de un lote que quiere comprar una siderúrgica de la ciudad para lo cual, según relató el ministro, hizo una ley de expropiación y le pidió a Kicillof que lo acompañe. “Es una extorsión”, lanzó el ministro de Seguridad bonaerense.

El intendente remarcó que el problema de la seguridad preocupa a todos los bonaerenses “sin distinción ideológica” y repitió: “Si hay un problema, hay que solucionarlo”.

“Lo más preocupante es que el ministro no sabe con que recursos cuenta. Si no se quieren ocupar, que transfieran los recursos”, afirmó y se sumó de esta manera a un reclamo que ya impulsaron varios intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio.

Passaglia asumió la intendencia en 2017 en reemplazo de Ismael, su padre. Revalidó dos años después el cargo, esta vez a través de las urnas. Tiene un hermano que es diputado provincial.

Fuente Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.