Llega el 25 de mayo y, con él, las comidas típicas del día patrio. Pocas cosas reafirman la identidad nacional como degustar unos pastelitos (luego vendrá el debate de si deben ser de membrillo o de batata) o sumergir un churro en un delicioso chocolate caliente. Sin embargo, estos productos también están sujetos a las subas de precios.

En la ciudad de Buenos Aires, pueden encontrarse pastelitos a $150. Los churros, en tanto, cotizan a $50 cada unidad de los simples y, la docena, $580. Los rellenos de dulce de leche se venden a $60 cada uno mientras que la docena se encuentra a $680.

También se puede adquirirlos en promoción con un chocolate caliente. Se vende a bebida más dos churros a $220. Con tres, $230. Finalmente, cada torta frita cuesta $90.

En la localidad cordobesa de Villa Carlos Paz pueden hallarse pastelitos a $120 cada uno. Los churros, por su parte, salen $70 y la docena trae dos de regalo.

En Mar del Plata, en tanto, un desayuno compuesto por un pastelito con chocolate se consigue a $350. La unidad cotiza a $180. Los churros rellenos, por su parte, $150 el par.

El recorrido finalizó en Mendoza, donde los pastelitos se venden a $80 cada uno y se incorporan rellenos como el dulce de alcayota. Los churros rellenos, en tanto, $80 la unidad.

Fuente CN5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.