Así lo afirmó un reporte regional realizado por el departamento que dirige Ilan Goldfajn. El organismo cree que la Argentina crecerá 4% este año y que habrá una desaceleración económica en América Latina.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró su proyección de crecimiento de la economía argentina en torno de 4%, en línea con lo que estimó en el programa económico acordado con el Gobierno nacional. En un informe sobre la economía regional, el organismo advirtió sobre el fuerte impacto de la inflación global en las economías latinoamericanas, cómo los estados deberían afrontar esa crisis y alertó sobre posibles “dificultades financieras” en esta parte del mundo como consecuencia de la guerra en Ucrania.

Las perspectivas de crecimiento económico del FMI para la región muestran un 2,5% de expansión, medio punto porcentual más bajo de lo que esperaba en octubre pasado. Para la Argentina, ese cálculo es de 4% de mejora del PBI -en línea con el programa económico acordado- y de 3% para 2023. Otros países como Brasil tendrían un crecimiento de apenas 0,8%, México un 2%, Chile un 1,5%, Perú un 3% y Colombia un 5,8 por ciento.

“La guerra en Ucrania está convulsionando a la economía mundial y elevando la incertidumbre en torno a las perspectivas de América Latina y el Caribe. El impacto se siente en América Latina a través del aumento de la inflación, que está afectando los ingresos reales, en especial de los más vulnerables”, consideró el informe, días después de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial en Washington.

“Ante este desafío, las autoridades están adoptando políticas monetarias más restrictivas e implementando medidas para amortiguar el golpe sobre los más vulnerables y contener los riesgos de tensión social. Pero se avecinan otros riesgos. Una posible escalada de la guerra podría llegar a provocar dificultades financieras a escala mundial y una contracción de las condiciones financieras en la región”, apuntó el reporte regional.

Por otro lado, sobre la aceleración inflacionaria, mencionó que el 40% de los gobiernos de la región ya tomaron medidas, sobre todo por el lado de los impuestos, con un costo fiscal que se acerca al 0,3% del PBI regional.

En ese plano, el FMI planteó escenario distintos de acuerdo a cada país, respecto a cómo actuar ante la escalada de precios. “Para garantizar la cohesión social y reducir el riesgo de tensión social, los gobiernos deberían proporcionar apoyo focalizado y temporal a los hogares vulnerables y de bajo ingreso, y dejar que los precios internos se ajusten en función de los precios internacionales”, propuso el Departamento del Hemisferio Occidental.

“Esto ayudaría a los grupos vulnerables y contendría los costos fiscales, además de incentivar la producción y moderar el consumo. En los países con redes de protección social desarrolladas, podría ampliarse su acceso para incluir de forma temporal a grupos más amplios de la población”, continuó.

Ahora bien, para países “donde no existen redes de protección desarrolladas, los gobiernos podrían poner en marcha mecanismos temporales para suavizar el traslado de la subida de los precios internacionales a los precios internos”, sin especificar qué tipo de medidas podrían ser. De todas formas, advirtió que podrían “tener un costo fiscal significativo y distorsionar los incentivos de precios para consumidores y productores”.

Fuente Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.