La vicepresidenta encabezó un acto en el CCK en donde defendió el rol del Estado y también aludió a la invasión rusa a Ucrania.

La vicepresidenta Cristina Kirchner fue la principal oradora de un acto realizado en el Centro Cultural Kirchner en el marco de la apertura de sesiones parlamentarias de EuroLat2022, cuya misión es adoptar resoluciones no vinculantes y recomendaciones a organizaciones, instituciones y grupos ministeriales para el desarrollo de la Asociación Estratégica Bicontinental.

En ese contexto, la ex Presidente realizó una fuerte defensa del rol del Estado, especialmente durante la pandemia de coronavirus, por la construcción de hospitales y la compra de vacunas, frente al avance del liberalismo.

La pandemia vino a reinstalar la idea del Estado porque alguien se ha preguntado lo que hubiera sido de la vida de todos nosotros si los estados no hubieran intervenido construyendo hospitales, atendiendo a los enfermos, negociando con el mercado, o sea con los laboratorios, las vacunas para que pudiéramos salvarnos y no morirnos nosotros y nuestros seres queridos”, desarrolló la vicepresidenta.

Y agregó: “Creo que alguien siga afirmando que el Estado no es importante en la vida de las personas, definitoria diría yo, es un necio o un cínico; hay de los dos”.

Cristina Kirchner aseguró que la desigualdad -tema principal del encuentro de parlamentarios- es resultado de las decisiones políticas o de la ausencia de las mismas y presagió: “La gran discusión que se va a dar es si a este proceso capitalista que se da en todo el mundo, desde China a Estados unidos, lo conducen las leyes del mercado o las leyes de los estados”.

“Hablamos de poder cuando alguien toma una decisión y esa decisión es respetada por el conjunto. Que te pongan la banda y te den el bastón, créanme, no significa que tengas el poder, sólo un poquito de eso. Y lo digo por experiencia. Y ni te cuento si además no se hacen las cosas que hay que hacer, dejémoslo ahí”, lanzó.

La frase, que adquiere un significado especial en medio de la interna política en el Frente de Todos, fue celebrada por el nutrido grupo de militantes que estuvieron en el CCK. Pero no estuvo dirigida a Alberto Fernández. O al menos no estuvo dirigida únicamente a él, sino también a la influencia que ejercen en los gobiernos mercados, monopolios, y “el poder financiero internacional”

Tengamos en cuenta que cuando se adoptó esta forma de gobernar no existía la luz eléctrica, no existía el auto, ni los celulares ni nada de eso. Miren cómo avanzó el mundo, cómo se fue generando poder por afuera de las instituciones. Hoy nuestras constituciones son reglamentos de de cómo tiene que funcionar el Ejecutivo, el Legislativo y eventualmente el Judicial. El otro poder, el que está afuera, mercados, monopolios, oligopolios, poder financiero internacional, nada de eso figura en nuestras constituciones. Cuando las sociedades eligen a sus representantes no juzgan a ninguno de esos poderes, juzgan a ustedes que están sentados en las bancas, y mucho mucho mucho tampoco se puede hacer”, desarrolló.

La ex Presidenta identificó en su discurso una insatisfacción generalizada con la democracia que se repite “en todos lados”. Dijo que ese fenómeno obliga a la dirigencia a repensar la actual ingeniería institucional e incluso crear nuevas instituciones para investirlas de poder “antes de que sea tarde”.

La titular del Senado lanzó otra frase que linkea con la política doméstica en momentos donde el bloque que lidera CFK impulsa un nuevo impuesto para saldar la deuda con el FMI. Al defender su visión sobre la importancia del Estado, reclamó: “No es posible que en una tragedia de la magnitud que vivió la humanidad con la pandemia el Estado sirva sólo para eso y cuando debe tomar decisiones en materia económica, controles y regulaciones sea un estorbo y no permita la actividad económica”.

Y agregó: “En el mundo y en nuestro país, durante la pandemia, el sector privado recibió todo tipo de ayudas; de carácter financiero, fiscal, etcétera… sin embargo, ante esta otra tragedia que estamos viviendo de la guerra, nos contesta “no importa, son mis ganancias, es mi rentabilidad y que los demás revienten”. Miren, no vale así, como dicen los chicos: “Así no juego más””, ironizó la vicepresidenta. Y agregó: “Si cuando vos nos necesitaste, te pagamos los salarios, te perdonamos créditos, te perdonamos impuestos… ahora que te necesitamos a vos para el pueblo, para la sociedad, me parece….”.

Fuente Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.