Todas las semanas se reportan daños. Recipientes que aparecen quemados, rotos o a los que les roban las ruedas tienen que ser repuestos por el Municipio periódicamente. Además gran parte de la población que todavía no entiende el significado de residuos domiciliarios y arroja cualquier cosa como si fueran volquetes. Tampoco se respetan días y horarios.

A diario en el Partido de Pergamino se generan alrededor de 110 toneladas de residuos. Este gran número se intenta reducir mediante el reciclaje que comienza con la clasificación de los descartes en las campanas de colores, para darles un destino diferenciado en la planta de tratamiento ubicada en calle Miguel Cané, de manera que no todo lo que tiramos –que es mucho- termine en el suelo, y que gran parte sea insumo para nuevas utilidades. 

En reiteradas oportunidades, el Municipio informó que los recipientes azules son para dejar el papel y cartón; naranjas para las botellas PET que luego se trasladan al Taller Protegido; y amarillo para latas, aluminio, vidrio y el resto de los platicos que no forman parte del proceso PET.

Los residuos anteriormente mencionados son aprovechados por instituciones y cooperativas. Las botellas PET, que se disponen en campanas naranjas, las recuperan los operarios que están en el Taller Protegido y a la fecha llevan enviados 18 camiones con aproximadamente 9 toneladas cada uno. Mientras que el papel y el cartón, que deben dejarse en las campanas azules, y el aluminio, vidrio, latas y otros plásticos, en las campana amarillas, lo utiliza una cooperativa de recuperadores urbanos «Mundo Reciclado» ubicada en la planta de residuos de Pergamino.

«Respecto de la clasificación en las campanas de colores hay que prestar atención que va en cada una. Ya que si deposita la basura mezclándola les insume tiempo extra a los integrantes de la cooperativa en clasificar los materiales», advirtió Valeria Pereyra, coordinadora del programa ambiental «Actuá en Verde». «Es importante arrojar los materiales que sí se puedan reciclar, muchas veces queriendo ayudar arrojamos cosas que no se pueden reutilizar y por tal motivo siempre recomendamos mirar las etiquetas, los envases ya que allí se informa que el mismo se puede reciclar o no», agregó la funcionaria en la entrevista. 

Uso correcto de los contenedores 

Desde hace algunos años Pergamino cambió la manera de recolectar los residuos. Pasó a tener contenedores en gran parte de la ciudad; actualmente el 80 por ciento de los barrios tienen los recipientes verdes. Los vecinos, en vez de colocar los residuos en los canastos que estaban en las veredas o en el suelo, ahora lo hacen en un contenedor compartido por toda una cuadra.

«Claramente contar con un contenedor en la puerta de casa las 24 horas es un llamado a tirar la basura. Pero debemos saber que esto debe hacerse controladamente. Los diferentes barrios mantienen los días y horas de recolección anterior a la colocación de los mismos. Por ende, al saber qué días y a qué hora pasan a recolectar tenemos que ser responsables y sacar la basura en cercanías al horario en que pasa el camión», manifestó Pereyra. Respetar el correcto uso hace a que no haya malos olores ni acumulación indebida.

Para la responsable de «Actuá en Verde», también es importante aclarar que los contenedores son para uso domiciliario y por lo tanto para depositar allí los residuos generados a diario en las casas. «Cuando un vecino deja en los contenedores basura no contemplada en esta clasificación estamos perjudicando al resto de los usuarios del contenedor y esto es algo que notamos a diario porque hay personas que creen que son volquetes, y eso es un error», resaltó. Otro uso incorrecto es el que hacen los comercios cuyo descarte es ampliamente mayor al de un hogar y provoca desbordes. Para ello está la recolección especial de voluminosos.

Tanto los operarios de Higiene Urbana como de Servicios Públicos que tienen a cargo la recolección, aclararan periódicamente que en los contendores domiciliarios no se pueden tirar elementos voluminosos. «No arrojar escombros, colchones, ramas, restos post limpieza de patio y cacharros es lo que venimos solicitándole a la gente peor lamentablemente hay personas que no entienden o no quieren entender», se lamentó Valeria Pereyra. 

Como se menciona más arriba, Pergamino cuanta con un servicio exclusivo y gratuito de residuos voluminoso. De acuerdo al barrio en donde se encuentre el vecino, tendrá una recolección durante una semana al mes de esta basura y «también se puede llamar al 147, que es el área de Atención al Vecino, para conocer qué días le toca según la zona donde tiene su casa», sostuvo la funcionaria. 

Vandalismo 

En los últimos días se vio incrementado el vandalismo hacia este mobiliario urbano tanto contenedores como campanas de colores. «Cabe destacar que los mismos son adquiridos por el Municipio en post del ordenamiento urbano y la higiene de la ciudad, aunque muchas veces no se logra el cometido por el mal uso que se les da a los mismos y en relación a esto no hay barrios específicos dado que son acciones que se repiten», señaló Pereyra.  

«La colaboración para tener un Pergamino limpio debe ser de todos los habitantes, hay que entender que cada uno tenemos una responsabilidad en este tema y la que está al alcance de la mano es respetar el uso de los contenedores verdes sacando las bolsas que corresponden en días y horarios asignados para el barrio», cerró.

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.