Una 150 personas hicieron escuchar su protesta frente a la Fiscalía Descentralizada de calle 48 entre 20 y 21, por el abuso de una nena de 12  años por parte de su progenitor.

Los manifestantes quemaron neumáticos,  arrojaron piedras contra el edificio judicial y la Estación de Policía Comunal y se montó una guardia de amigos y familiares en el Barrio Mirador del Lago para que no desalojen a una mujer que fue aprehendida en la protesta y tenía una denuncia por una supuesta ocupación ilegal.

En este sector la Policía Comunal finalmente se retiró. También se dañaron vehículos de la Policía Bonaerense y la Guardia Urbana.

Los presentes  pedían que el abusador que está detenido en la Comisaría de Rojas no salga en libertad.

Paralelamente hubo protestas de otras madres por casos de abuso sexual  contra sus hijas y donde  los victimarios no habrían recibido una condena justa

La mujer aprehendida por la Policía Comunal estaba embarazada, y los testigos indican que habría sido llevada esposada.

La protesta duró más de cinco horas y llama la atención que el sector de funcionarios municipales y política en general  no se hicieran presente para mediar en el duro enfrentamiento que puso en vilo a la ciudad y que nunca antes había acontecido con tanta virulencia.

La protesta comenzó a las 13, en calle 48 y siendo las 16.10,  intervino  el Secretario de Seguridad, Marcelo Bataglia, llegando a la Estación de Policía Comunal. Muchos colonenses sintieron como nunca antes un vacío de Poder donde parecía que la única solución iba a ser la represión.

También se consultó a la progenitora de la nena abusada y nos señaló » que en  los siete días que la pareja está presa desde el sector de violencia familiar, nadie se presentó para dar contención» y agregó que una empleada del sector le dijo hoy frente a la Fiscalía si necesitaba apoyo».

El Faro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.