Expresaron la necesidad de acordar con el Gobierno municipal, como punto de partida, «que el acceso al agua segura es un derecho humano esencial y el agua constituye un bien colectivo y no una mercancía y, en segundo lugar, que existe un diagnóstico preocupante con relación a la calidad del agua para consumo humano en la ciudad».

El pasado miércoles integrantes de la Asociación Civil Asamblea para la Protección de la Vida, la Salud y el Ambiente y la Asamblea por el Agua fueron recibidos por los integrantes de la comisión de Obras Públicas del Concejo Deliberante, integrada por Diego Basanta, Guillermo Aiello, Ana Di Santo y Laura Clark con el fin de abordar una serie de cuestiones referidas a la problemática del agua en nuestra ciudad.

Los asambleístas plantearon la necesidad de acordar con el Gobierno municipal, como punto de partida y premisa básica, «que el acceso al agua segura es un derecho humano esencial y el agua constituye un bien colectivo y no una mercancía y, en segundo lugar, que existe un diagnóstico preocupante con relación a la calidad del agua para consumo humano que se distribuye en los hogares e instituciones de nuestro distrito, asentado en pruebas y exámenes de muestras de agua que el propio Municipio viene encargando a laboratorios privados, como también en que existen problemas de abastecimiento en determinados sectores de la población, zonas de la ciudad y épocas del año que hacen insuficiente el acceso al vital elemento».

about:blank

Tal diagnóstico, en parte –remarcaron los asambleístas-pareció constituir el fundamento de la creación de la Comisión del Agua mediante Decreto Nº 3544/16 dictado el por intendente municipal Javier Martínez. También en el año 2016 se evaluó como necesario la constitución de un ámbito de evaluaciones y controles y la producción de dictámenes técnicos para afrontar la problemática de la calidad del agua en nuestra ciudad. Esta Comisión, para cuya constitución se convocaba al Inta, Unnoba, Zona Sanitaria IV, y a distintos sectores e instituciones de la ciudad, ha estado prácticamente inactiva. Ante esta realidad, los asambleístas piden imperiosamente generar «un ámbito amplio y participativo para abordar la problemática del agua en sus múltiples aristas».

También se reclamó a los concejales que exijan al Ejecutivo Municipal la publicación de los análisis de calidad de agua desde el año 2012 hasta el mes de mayo de 2019, «a los efectos de una exhaustiva evaluación de sus resultados, revisión de parámetros analizados, procedimientos de análisis utilizados, calidad de laboratorios contratados, métodos e implementos de medición utilizados, etcétera, de manera de brindar a la población información veraz y fidedigna sobre calidad del agua».

Que se cumpla

Además se solicitó que se incorpore en los análisis rutinarios de control de calidad del agua que se consume en Pergamino la investigación de nuevos parámetros principalmente la posible presencia de agroquímicos y eventuales niveles de concentración. Asimismo, se reclamó el cumplimiento por parte del Municipio de la manda judicial contenida en la resolución de fecha del 24 de octubre de2008 dictada por fiscal general Daniel Gómez, en la causa Nº 42.441, tramitada en el Departamento Judicial Pergamino, que ordena a las autoridades municipales competentes realizar cada seis meses la realización de estudios físico químicos de los diferentes pozos de donde se extrae el agua en Pergamino, a los fines de determinar la potabilidad de la misma, y estudios bacteriológicos cada tres meses a los efectos de establecer su grado de contaminación. Aseguran los asambleístas que «dicha orden judicial que se no se está cumpliendo taxativamente en éstos últimos años».

La importancia de saber

Los asambleístas explicaron una vez más ante los ediles la problemática resultante de las altas concentraciones de arsénico y nitratos y su impacto en la salud de la población. Se quejaron de la falta de responsabilidad de las autoridades municipales de distintos signos políticos de no haber advertido a la población, sobre todo de establecimientos escolares, jardines, centros de atención de la salud, mujeres que transitan meses de embarazo sobre las graves deficiencias en los niveles de salubridad que presentaba el agua para el consumo humano. 

Se dejó aclarado que estas son cuestiones que «deben ser corregidas de forma inmediata y perentoria». 

Precio y calidad

En el transcurso de la reunión se comenzaron a esbozar líneas de trabajo para evaluar formas y métodos de lograr estándares de calidad de agua acordes a las pautas exigidas por legislación vigente y a las recomendaciones de los organismos de salud pública. Se peticionó para que se cumpla con las exigencias en cuanto a controles de calidad del agua que se expende y comercializa envasada a través de empresas privadas en nuestra ciudad. En relación a los niveles tarifarios por los servicios de acceso al agua que percibe el Municipio se formularon demandas para adecuar los niveles de tasas de servicios sanitarios al real consumo de cada usuario conectado a la red, de manera que guarde proporción entre lo que se consume y lo que se paga. 

«El altísimo precio que se paga por el agua suministrada por el Municipio se torna inaceptable por el nivel de insalubridad e inseguridad sanitaria que presenta», remarcaron.

El cuidado de la red

 Los asambleístas también coincidieron con los concejales en la necesidad de desplegar estrategias para evitar el derroche o consumo injustificado del agua, comprometiéndose a analizar la marcha del plan para la colocación de medidores de consumo y evaluar sus resultados. Hubo plena coincidencia en que constituye un problema que afecta a todo el sistema sanitario la vetustez de las cañerías de desagües cloacales y de conexión de agua, principalmente en el centro de la ciudad y los recurrentes problemas de la planta de tratamiento de desagües cloacales. También hubo coincidencia en cuanto a tener una política activa de fiscalización de perforaciones privadas tanto para uso doméstico como para usos productivos, en éste último caso en coordinación con autoridades provinciales, muchas de las que se realizan sin apoyo técnico ni supervisión de ninguna clase. 

Concejales prometen trabajar

Se puso de manifiesto la imperiosa necesidad de acordar ámbitos de debates y elaboración de políticas públicas en relación al agua sobre la cual confluyen vectores sanitarios, urbanísticos, habitacionales, productivos, jurídicos, ambientales y sociales en la medida que alrededor de ésta problemática se hallan involucradas la salud de las personas y del ambiente, la sustentabilidad del acuífero, única fuente de provisión de agua de nuestra región y la sustentabilidad de la comunidad toda. 

Los concejales se mostraron totalmente predispuestos a un trabajo sostenido, a conciencia y con datos e información suficiente sobre esta problemática, convocando a formar parte del mismo a distintas organizaciones e instituciones que deberán ser escuchadas y tenidas en cuenta para realizar aportes, críticas y propuestas en la búsqueda de un hábitat más saludable y una mejor calidad de vida de todo el pueblo.

Fuente LA Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.