Provincia finalmente reglamentó una legislación para sumarse al régimen de desarrollo nacional en el marco de políticas sustentables. Nuestra ciudad viene trabajando desde hace tiempo sobre estos programas, que son viables tanto para usuarios residenciales como comercios e industrias. Contempla distintos beneficios para quienes participen. 

Los vecinos de la provincia de Buenos Aires podrán convertirse a partir de ahora en «Usuarios-Generadores» (UG) de energía eléctrica a partir utilizar de fuentes renovables, instalando, por ejemplo, paneles solares en sus domicilios. Además de estar habilitados para la producción de energía para el autoconsumo, podrán inyectar el excedente a la red eléctrica pública y recibir por ello una remuneración.

La clave de este nuevo paso que se da, en el sentido de la transición energética hacia energías renovables, es el hecho de poder «inyectar a la red eléctrica pública cualquier excedente de producción», posibilitando así aprovechar absolutamente todo el potencial generador de las renovables.

Hasta aquí, quien tuviera en su domicilio, empresa o comercio algún sistema de generación de energía como paneles solares, lo hacía solo para autoconsumo, debiendo en todo caso guardar cualquier excedente de su producción en baterías, que le permitieran consumir este excedente durante las horas en las cuales el sistema no produce o produce menos de lo necesario (durante la noche o en días nublados).

La necesidad de contar con baterías para acumulación de energía volvía a esta alternativa mucho más compleja y económicamente mucho más cara y difícil de amortizar. «Desde ahora la interconexión con la red eléctrica pública permitirá que cada usuario generador, tome energía indistintamente de su sistema, cuando la esté generando, o de la red eléctrica pública», dijo el concejal radical Diego Basanta, quien el año pasado trabajó sobre un proyecto impulsando a Pergamino a la adhesión a las normativas nacionales y provinciales que vayan surgiendo.

El reemplazo del medidor habitual de la luz por uno bidireccional permitirá medir no solo lo que el UG consume sino lo que le aporte de energía eléctrica a la red, y poder así pagar la factura por el «consumo neto, es decir: energía consumida – energía aportada». 

La posibilidad de generación distribuida de energía permitirá, con el tiempo, reducir el costo sistémico de la producción y el transporte de energía, en virtud de que permite producir la energía en el lugar donde se consume.

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *