Incorporamos para el Servicio de Hemoterapia tres profesionales, que ya están trabajando en el área.

“Me incorporé en diciembre del 2022. Me recibí hace un año, estaba esperando poder ingresar al Hospital. Siempre tuve muy buen concepto del hospital, tanto ahora como cuando me ha tocado estar del otro lado con algún familiar. En la zona el Hospital está un paso adelante. Soy de ponerme la camiseta en el lugar donde estoy, así que todo lo que tenga en mi alcance lo voy a poner al cien por ciento”, indicó Fabián Dinatale.

“También me incorporé en diciembre del 2022. Hace 8 años que me recibí, también trabajo en Rosario. La verdad que el Servicio es bastante completo, organizado, hay muchas partes nuevas, mucho equipamiento, sí hay que atraer más donantes”, expresó por su parte Macarena Tramonte.

“Yo comencé a trabajar como concurrente en el Instituto Maiztegui. Siempre preguntaba si había lugar aquí porque quería trabajar en lo público. Se me dio la oportunidad a principio de año. Estoy muy contenta. Encontré calidad humana, empatía, valores, compañeros y una jefa que te escuchan, eso te ganas de seguir trabajando, es un estímulo, uno quiere continuar apostando a la salud pública”, agregó María José Molli.

En cuanto a las campañas de donación, los profesionales indicaron:

“En la última campaña, por suerte, han venido varios donantes y pudimos trabajar bien. Tenemos un stock que nos permite trabajar a futuro. A veces en las urgencias el stock baja mucho y no se llega a recuperar. Hay que tomar conciencia de la donación porque con un solo donante podes ayudar a tres pacientes”, expresó Tramonte.

“Lo que falta es conocimiento, información. La gente no sabe bien cómo es el procedimiento o a veces se tiene miedo. No hay una magnitud de cuántas vidas se pueden salvar. Es normal que la gente se de cuenta cuando realmente lo necesita”, agregó Dinatale.

“La educación es fundamental. Estaría bueno como sociedad que nos concienticemos de la misma forma como cuando vamos a un odontólogo cada tanto a control, lo mismo debiéramos hacer con la donación. Hoy desde los 16 años ya se puede ser donante, por eso estaría bueno hacer un trabajo desde la escuela. Uno se acerca cuando lo necesita. Y todos vamos a necesitar en algún momento de la donación. Yo trato al paciente como me gustaría que me traten a mi, con mucho respeto y agradecimiento por haber venido a donar. Y al paciente que está en sala trato de escucharlo, de pedirle disculpas si le dolió cuando lo pinché, darle la mano, hablarles, no olvidarse de eso. Ponerse en los zapatos de quién está del otro lado, atenderlos con cariño y respeto”, indicó por último Molli.

Fuente Higa San José Pergamino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *