Si bien en algunas localidades bonaerenses la normativa está vigente desde los primeros días de enero, en nuestra ciudad aún no ya que, de acuerdo con lo expuesto por Marcos Turrini, de Inspección General, «la misma necesita una reglamentación que establece el cómo de muchas cosas, y eso es algo que nosotros estamos esperando».

Desde enero pasado rige en algunos distritos bonaerenses la Ley de Alcohol Cero al Volante que elimina el mínimo permitido para conducir de 0,5 gramos por litro de alcohol en sangre con el objetivo de salvar vidas y evitar siniestros. No obstante en Pergamino aún no se aplica la normativa ya que, de acuerdo con lo explicado por el subsecretario de Inspección General y Tránsito, Marcos Turrini,

«aunque la normativa haya sido publicada en el Boletín Oficial, y eso implique la entrada en vigencia, la misma necesita una reglamentación que establece el cómo de muchas cosas, y eso es algo que nosotros estamos esperando para poder implementarlo en la ciudad».

Más allá del objetivo de la normativa, que es directamente prohibir el consumo de alcohol previo a conducir, esta nueva ley establece que durante el primer año de vigencia, aquella persona que en su primera infracción conduzca con una tasa de alcohol en sangre de hasta 499 miligramos por litro de sangre (0,499 gramos), será sancionada únicamente con la asistencia y aprobación de cursos especiales de educación y capacitación para el correcto uso de la vía pública conforme establezca la reglamentación, como también el tipo de sanciones aplicables a cada infracción.

Capacitaciones

A la espera de la reglamentación de la referida norma para su posterior aplicación en nuestra ciudad, personal de Inspección General y Tránsito está abocado a la realización de una serie de capacitaciones, coordinando tareas con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, con nuevo equipamiento para los controles y mayores recursos sostuvo Entre tanto, Turrini dijo que seguirán trabajando como hasta ahora y expresó su pensar al respecto: «Cualquier persona alcoholizada constituye un gran riesgo para la conducción de un vehículo, para lo que se necesita que esté en condiciones de percibir riesgos, interpretarlos y actuar rápidamente para neutralizarlos. Hasta hace unos años, las estadísticas indicaban que el 40 por ciento de los conductores fallecidos en accidentes viales presentaba altos niveles de intoxicación alcohólica. Queda claro entonces que es indispensable generar conciencia en la sociedad de que no se debe consumir bebidas alcohólicas y conducir un rodado».

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *