Los casos experimentan curvas de aumento, aunque sin tensión del sistema sanitario. Si bien aseguran que la situación epidemiológica no es la misma que la que se vivió a fines del año pasado, hay cautela porque los actuales criterios que limitan el número de testeos hace que crezca la chance de sub registros. Se impusieron nuevas medidas para los espacios de atención sanitaria. Desde Provincia se entregan dosis de vacuna al Municipio que no alcanzan a satisfacer la demanda.

Cuando todo parecía haber vuelto a la normalidad y por lo menos en el imaginario social se imponía la idea de que la pandemia de Covid-19 había pasado, el aumento de casos a nivel nacional y provincial volvió a encender luces de alarma que no terminan de ser atendidas por una ciudadanía que aún padece el dolor social que causó la emergencia sanitaria y se resiste a volver atrás.

Esta semana tanto el Ministerio de Salud de la Nación como la cartera sanitaria provincial reconocieron que el incremento de los contagios es significativo y atribuyeron la curva a la circulación de sub linajes de la variante Omicron y a las coberturas de vacunación que para las dosis de refuerzo no han alcanzado aún los niveles deseados. Además de ello, otros factores cooperan con el aumento de los contagios, entre ellos el relajamiento casi total de las medidas de cuidado individual y la percepción colectiva de que el Covid-19 es algo del pasado. 

En el actual contexto, el llamamiento de las autoridades es a completar los esquemas de vacunación, aunque las dosis que se entregan a los municipios en el marco de un proceso de descentralización del plan de inmunización que ha iniciado la Provincia, no resultan suficientes para abastecer la demanda que se vio incrementada en las últimas semanas a la par del aumento de los casos.

En otro plano, volvieron a sugerir la implementación de medidas en relación al cuidado individual y aconsejan la utilización de barbijo en determinados espacios para minimizar las posibilidades de contagio.

La realidad local

Durante toda la contingencia Covid-19 la información sanitaria circuló de un modo tal que fue posible acceder a datos de suma importancia para tener el termómetro de la realidad epidemiológica. Con el alivio y el cambio en las normativas y criterios de manejo de la pandemia, el informe con el reporte epidemiológico se fue espaciando y aunque a nivel de los municipios el conteo se siguió haciendo, los partes dejaron de estar en la oferta informativa habitual y aunque a medida que se producen las notificaciones, la información sigue actualizándose, ya no es el dato de consulta diaria. Esto no es más que el reflejo de un momento de la pandemia radicalmente diferente. En el presente, conocer cuántos casos reales de Covid-19 resulta un tanto dificultoso, no por falta de predisposición de los actores del sistema sanitario a informar sino por la propia dinámica de la enfermedad que parece haberse incorporado al universo de otras patologías respiratorias.

Fuente La Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *